La alcaldesa de Huesca, Ana Alós, ha negado que la Ordenanza de Convivencia Ciudadana vaya a erradicar la mendicidad en la ciudad "echando a los mendigos de las calles" y ha insistido en que la norma únicamente contempla que se controlará la mendicidad asociada a redes organizadas o a la explotación de menores.

Alós ha recordado que el Ayuntamiento de Huesca ya tuvo que actuar meses atrás ante la presencia de una banda organizada, que fue desapareciendo tras alertar a la población de que estas personas no tenían tales necesidades.

"Cuando haya problemas de salubridad, de violencia o de presión hacia los ciudadanos es cuando se pueda llegar a actuar, la ordenanza únicamente dice eso; no es que vayamos a echar a los mendigos", ha indicado Alós.

La alcaldesa ha querido dejar claro que la intención del Ayuntamiento es que todas las personas cuyas necesidades les obliguen a vivir en la calle sean derivados a los servicios sociales y, junto a las entidades destinadas a ese fin, se pueda asistirles.

En este sentido, ha recordado que se han reforzado las políticas sociales en el ámbito municipal y se ha incrementado la colaboración con organizaciones como Cáritas, Cruz blanca o el Banco de alimentos para dotarlos de mayores recursos. Si todavía esto no fuera suficiente, Alós ha recordado el trabajo de la Mesa de Inclusión destinada a este fin.

Consulta aquí más noticias de Huesca.