El líder de Hezbolá amenaza con una «guerra abierta» contra Israel

El Gobierno hebreo presentó ayer una propuesta de tregua, aunque el Ejército siguió con los bombardeos . Tras cinco días de ataques, ya son 140 los muertos, en su mayoría civiles.
Los equipos de rescate encuentran un cadáver al sur de Beirut. Reuters.
Los equipos de rescate encuentran un cadáver al sur de Beirut. Reuters.
Los ocho israelíes muertos ayer en Haifa, al norte de Israel, por los cohetes lanzados por Hezbolá desde el sur del Líbano, pueden quedar en una anécdota. El líder de la milicia chií libanesa, Hasan Nasralah, avisó ayer de que este ataque «es sólo el principio».Estábamos esperando el día en que Israel se cobrara su venganza para demostrarle nuestra valentía». En  un vídeo, Nasralah anunció  «nuevas sorpresas» y amenazó con una «guerra directa» contra Israel si invade el Líbano.

Una oferta de tregua

Israel, por su parte, respondió ayer con nuevos ataques –el más grave, en Tiro, dejó diez muertos–. El balance de víctimas mortales del domingo superó la treintena, ocho de ellas canadienses con doble nacionalidad. Poco antes el Gobierno israelí había ofrecido una tregua a Hezbolá a través de mediadores italianos. Sus condiciones eran la liberación de los soldados capturados el pasado miércoles y la retirada de las milicias de Hezbolá hasta el norte del río Litani. Yariv Ovadia, ministro de Exteriores israelí, declaró que «sólo una solución diplomática puede ser definitiva», pero el Gobierno no parece decidido a parar su ofensiva. «Si la campaña ha empezado, hay que terminarla», dijo Amir Peretz, ministro de Defensa. A última hora de ayer el Ejército hebreo volvió a bombardear el aeropuerto de Beirut.

El Ministerio de Sanidad libanés estimó ayer que ya son 113 los civiles muertos tras cinco días de bombardeos. El total de víctimas mortales supera las 140.

Javier Solana, alto representante para la Política Exterior y de Seguridad Común Europea, llegó ayer por la tarde a Beirut para expresar la solidaridad de la UE al Gobierno libanés y buscar una salida a esta «guerra sin lógica. El presidente del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, instó a Israel a acabar con la violencia y recordó que «la lucha antiterrorista no puede conllevar en la muerte de inocentes».

450 españoles serán evacuados

El sábado concluyó la primera fase de evacuación de ciudadanos españoles en el Líbano, operación en la que fueron trasladadas 128 personas. Desde ayer hasta mañana, según el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, serán repatriadas otras 450 personas, con lo que el número de españoles que quedarán en la zona será inferior al centenar. La salida de éstos del país se estudiará caso por caso.

Reunión del G8, justa y desmedida

Los líderes de las principales potencias mundiales reunidas en el G8 reconocieron ayer el derecho de Israel a defenderse –aun-que le instaron a medir las consecuencias de sus actos–  y culparon a los radicales extremistas.

Liga árabe, ayuda al Líbano

Amro Musa, secretario general de la organización, pidió al mundo árabe e islámico que se movilice y preste ayuda política y humanitaria a los pueblos libanés y palestino.

Indonesia. Gran manifestación

Más de 5.000 indonesios musulmanes se manifestaron ayer en Yakarta contra los ataques israelíes. El objetivo de la concentración era demostrar su solidaridad con el Líbano y Palestina.

Egipto, por el diálogo

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, expresó su interés por una solución pacífica del conflicto, y exigió el cese inmediato de los bombardeos israelíes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento