Jordi Nopca
Nacido en Barcelona en 1983, Jordi Nopca, que también se dedica a la traducción, trabaja actualmente en el diario catalán 'Ara'. EFE

Afirma el joven periodista catalán Jordi Nopca que su sentido del humor es más lúdico que anárquico. Quienes lo deseen, lo podrán comprobar ahora gracias a su primera novela, El talent, un optimista artefacto literario, con "pequeñas bombas colocadas a lo largo del texto, que no provocan daños mortales".

El libro es un optimista artefacto literario con pequeñas bombas que no provocan daños mortalesEl autor barcelonés explica que el primer original de este relato, publicado por Labreu edicions, data de antes del actual período de "ilusiones perdidas" y transmite el estado de ánimo que tenía su autor en ese momento, más optimista que en este mayo de 2012.

Al principio, dudaba en trasladar la acción a la actualidad, pero se dio cuenta de que "la novela debía situarla en un momento anterior a la crisis, que ha supuesto un desmantelamiento progresivo de ilusiones, mientras que esta novela es preilusiones perdidas".

Con Aristóteles en los cimientos de la obra, en El talent, Nopca narra las aventuras que vive la pareja veinteañera formada por Júlia Nonell y Marco Casanova, quienes viajan a Lisboa tras haber robado un prototipo capaz de detectar el preciado talento literario.

Encontrar el talento

Ambos personajes, investidos en editores de la particular Edicions del Cocodril, no dudarán en encasquetarse encima de sus cabezas este aparato que logra descubrir el talento escondido en un camarero, un criminal o en una licenciada en historia, que trabaja de secretaria en un bufete de abogados, para poder forjar un generoso catálogo literario.

El talento es algo fugaz, una suerte que se busca y que se trabaja todos los díasNopca señala que empezó a trabajar en su primera novela hace más de cinco años, mientras también creaba cuentos o poemas.

"El talento es algo fugaz, una suerte que se busca y que debe trabajarse día a día, aunque en ocasiones acabará siendo devorado por el sistema", apostilla.

El lector irá atravesando las páginas de la obra, con un "punto de despropósito poético", dándose cuenta de que "la voluntad no es destructiva sino constructiva, poniéndose en duda referentes del sistema cultural, con situaciones extravagantes y estrambóticas, con las que se quiere hacer reaccionar al lector".

La acción, que transcurre en apenas unos días, entre Lisboa y Barcelona (también llamada Balzac-lona, porque es el lugar de las vivencias cotidianas), no obvia persecuciones nocturnas en un taxi y apariciones de figuras como Ramon Llull o Boris Vian.

Nacido en Barcelona en 1983, Jordi Nopca, que también se dedica a la traducción, trabaja actualmente en el diario catalán Ara.

*Consigue las mejores novedades en literatura en PopularLibros.