'Design for a single-family house'
'Diseño para una casa unifamiliar', acuarela realizada por Farkus Molnar en 1922 Farkus Molnar - Bauhaus - Archiv Berlin - Photograph: Markus Hawlik

La silla, la tetera, el balcón de una vivienda, la forma y el estampado de un vestido... La Bauhaus, fundada por el arquitecto Walter Gropius en Alemania
tras la I Guerra Mundial, demostraba que la funcionalidad podía ser tan sencilla como bella.

La escuela de diseño quería abarcarlo todo, crear edificios que contuvieran muebles, textiles y menaje también fabricados por la Bauhaus, siempre conservando el espíritu artístico en cada pieza, aunque aparentemente sólo se tratara de diseño industrial. Entre las figuras destacadas de la del centro de estudios estaban el arquitecto Ludwig Mies van der Rohe, el diseñador gráfico Herbert Bayer y los artistas Wassily Kandinsky y Paul Klee, que impartieron cursos y crearon algunas de las maravillas funcionales que caracterizaron al estilo.

El Barbican Centre de Londres inaugura Bauhaus: Art as Life (Bauhaus: El arte como vida), la mayor exposición organizada en Reino Unido en 40 años sobre la escuela de diseño alemana.

Las más de 400 obras de la muestra, en cartel hasta el 12 de agosto, incluyen pintura, escultura, arquitectura, cine, teatro, fotografía, muebles, diseño
gráfico, textiles y cerámica de maestros como el diseñador Josef Albers, Marianne Brandt (famosa por sus diseños de utensilios de metal), Marcel Breuer (diseñador de la primera silla de tubo de acero) y el fotógrafo y pintor László Moholy-Nagy.

Weimar, Dessau y Berlín

Bauhaus: Art as Life comienza con el nacimiento de la escuela en la República de Weimar y las raíces de influencia expresionista que la caracterizaban. La exposición se detiene en la relación con el arte y la industria, la construcción de un campus en la ciudad alemana de Dessau en 1925 y el breve período de la Bauhaus en Berlín, con una escuela dirigida por van der Rohe que cerró en 1933 con la llegada de los nazis al poder.

Se caracterizó por el idealismo, el compromiso y la inspiración colectivaLa organización de la exposición es fiel espíritu de la Bauhaus. Los espacios íntimos y acogedores que ha recreado el Barbican pretenden ser un homenaje a la experimentación, la colaboración y el sentido lúdico que contienen las creaciones.

Exquisitas acuarelas de Paul Klee, que reflejan su creciente interés por la abstracción y las teorías del color, experimentos de estudiantes de la escuela con metal, madera y cerámica, la ahora emblemática tetera de Marianne Bradt... La muestra recoge los símbolos y también las pequeñas y valiosas aportaciones de un movimiento caracterizado por el idealismo, el compromiso y la inspiración colectiva.