El nuevo Plan Hidrológico del Ebro incluirá por primera vez los caudales ecológicos de los ríos de la Cuenca y el Delta

El plan contempla "todas las reivindicaciones de Aragón" del Pacto del Agua, regadíos y la reserva de 6.550 hectómetros cúbicos
Manuel Omeda Y Xavier De Pedro En La CHE
Manuel Omeda Y Xavier De Pedro En La CHE
EUROPA PRESS

El nuevo Plan Hidrológico de la Demarcación del Ebro incluirá por primera vez los caudales ecológicos de los distintos ríos de la cuenca y del Delta y el documento saldrá ya a información pública, tras un retraso acumulado de dos años, después de que esta tarde se haya presentado en la reunión del Consejo del Agua de la Demarcación del Ebro, máximo órgano de planificación de la Cuenca y que se ha constituido este miércoles.

Tras la reunión de este órgano, celebrada en la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en Zaragoza, el presidente del Organismo de Cuenca, Xavier de Pedro, ha subrayado que el nuevo plan hidrológico del Ebro contempla "todas las reivindicaciones" de Aragón, en obras previstas en el Pacto del Agua, regadíos y la reserva de 6.550 hectómetros cúbicos prevista en el Estatuto.

Asimismo, ha detallado que el documento, aún en proyecto y que durante seis meses recibirá alegaciones para completar el proceso hasta su aprobación definitiva, prevé también un aumento del caudal en el Delta del Ebro, que se fija en una media de 106,9 metros cúbicos por segundo, lo que supone un aumento de 216 hectómetros cúbicos.

Sobre la inversión, que se fijaba en 800 millones de euros anuales, De Pedro ha reconocido que sufrirán un recorte superior al 20 por ciento previsto, debido a las circunstancias económicas y ha recordado que el propio presupuesto de la CHE ha experimentado un descenso del 70 por ciento y el que recibe del ministerio de Obras Públicas se ha recortado en un 40 por ciento. En todo caso, la inversión se revisará durante el proceso de información pública porque lo importante era iniciar este trámite ya que "no podíamos acumular más retraso".

En rueda de prensa, acompañado por el jefe de la oficina de planificación de la CHE, Manuel Omedas, Xavier de Pedro ha resaltado que este nuevo plan, que "marcará el futuro del desarrollo económico y medioambiental de la Cuenca del Ebro", apuesta por la gestión integral de la cuenca, como "la mejor forma de gestionar", con la participación de las nueve comunidades autónomas que la integran (Aragón, Cataluña, Navarra, La Rioja, Cantabria, Castilla León, Castilla La Mancha, País Vasco y Comunidad Valenciana).

El plan recoge una serie de objetivos medioambientales, de gestión y recuperación de costes y De Pedro ha abogado por realizar un planteamiento "serio y general" para cumplirlos, al observar que se pretende el "equilibrio" entre el desarrollo económico y social de la Cuenca y el cumplimiento de los objetivos medioambientales.

Caudales ecológicos

Así, se prevén acciones en matera de mejora de la calidad del agua y para garantizar los caudales ecológicos, de los ríos y el Delta, que "por primera vez" se incluirán en el Plan de Demarcación, una novedad que De Pedro ha considerado "muy importante" por el "compromiso medioambiental" que conlleva.

En su opinión, la propuesta es "muy ambiciosa" y se ha marcado como objetivo que el 85,3 por ciento de las masas de agua de los ríos consigan el buen estado en 2015. No obstante, de las 919 masas de agua de la Demarcación, 631 de ellas, un 70 por ciento, ya presentan un buen estado.

Sobre el caudal en el Delta del Ebro, ha precisado que la propuesta presentada esta tarde en el Consejo del Agua de la Demarcación del Ebro supone aumentar "ligeramente" la previsión de caudal actual, teniendo en cuenta así la petición de Cataluña pero ajustando su deseo a los criterios técnicos y de planificación.

De esta forma, el caudal del Delta que antes era "lineal" y de unos 100 metros cúbicos por segundo, pasará a ser "estacional", por meses, de modo que los caudales mínimos oscilarán entre los 80 y los 155 metros cúbicos por segundo, con una media de 106,9 metros cúbicos por segundo. En este punto, De Pedro ha afirmado que desde la Confederación "no esperamos conflictos con nadie" por determinar los caudales ambientales.

Dos años de retraso

Por otra parte, el presidente de la CHE ha observado que el plan debía aprobarse en 2010 y comienza ahora su proceso de información pública, en el que "esperamos que se hagan alegaciones que se estudiarán" en la Confederación y en el Consejo del Agua y que "enriquecerán" el documento para su aprobación definitiva. Así, "cumpliremos el objetivo del ministerio de que antes de 2013 todos los planes de cuenca estén aprobados", ha apuntado.

De Pedro ha remarcado que este proyecto de Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro "cumple perfectamente los objetivos como propuesta inicial y ahora queremos que entre en vigor", tras el periodo de alegaciones, porque "va ya con retraso".

A pesar de ello, ha comentado que en los últimos años se ha ejecutado "como un 30 por ciento" de las acciones, aunque "el problema ha sido la falta de aprobación del plan y las dificultades económicas", que harán necesaria "una reflexión seria y rigurosa sobre el alcance de la inversión a realizar".

El presidente de la CHE ha apuntado también que el nuevo Gobierno aún no ha tenido tiempo de conocer este plan y ha asumido el trabajo ya realizado, una labor que De Pedro ha considerado "muy brillante, participativa", ya que ha contado con las aportaciones de 1.700 asociaciones, colectivos e instituciones, y que se ha llevado a cabo "con transparencia".

No obstante, alguna cuestión técnica sí ha sido objeto de "homogeneización" y ha insistido en que "el cambio político más importante" en este caso es que "el plan se somete a información pública tras dos años de retraso" y con el deseo de que "sea realidad lo antes posible".

Tras el periodo de exposición pública, será el propio Consejo del Agua de la Demarcación el que deberá elevar el plan al Gobierno para su aprobación definitiva mediante Real Decreto.

El documento, que recoge medidas de cumplimiento de objetivos ambientales, para satisfacer las demandas presentes y futuras y acciones para paliar los efectos de sequías e inundaciones, se podrá consultar a través de la web 'www.chebro.es'.

Consejo del agua

El Consejo del Agua de la Demarcación del Ebro, constituido este miércoles en Zaragoza, es un organismo autónomo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y tiene una representación administrativa, de usuarios y de agentes sociales.

Según el Real Decreto que regula su composición, es su presidente el propio presidente de la CHE. Sus 98 componentes corresponden a 15 representantes de los departamentos ministeriales relacionados con la gestión de las aguas y el uso de recursos hidráulicos; representantes de los servicios técnicos del Organismo de Cuenca y de otras administraciones; 34 en representación de las Comunidades autónomas (12 vocales para Aragón; 6 para Cataluña; 4 para Navarra; 4 para La Rioja; 2 para Castilla y León; 2 para el País Vasco; 2 para Cantabria; 1 para Castilla La Mancha y 1 para la Comunidad Valenciana).

También, representantes de las entidades locales cuyo territorio coincida total o parcialmente con la demarcación (3 vocales); representantes de los usuarios (un total de 32 vocales) y representantes de asociaciones agrarias (2 vocales), asociaciones ecologistas (2 vocales); asociaciones empresariales (1 vocal) y organizaciones sindicales (1 vocal). La Junta de Gobierno la integran 49 miembros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento