Hizbulá asegura que tiene en su poder a dos soldados israelíes, el mismo motivo por el que invadió Gaza (Gil Cohen Magen / REUTERS)
Israel se enfrenta ahora con el Líbano (Gil Cohen Magen / REUTERS) Gil Cohen Magen / REUTERS
La aviación israelí atacó la noche del miércoles dos puentes en el sur del Líbano y llevó a cabo ataques sobre varias áreas cerca de Beirut y de la ciudad de Sidón, sin que se sepa de víctimas hasta el momento, ha anunciado la cadena de televisión libanesa LBC.

 

Los bombardeos israelíes han causado al menos tres muertos y diez heridos, entre ellos periodistas y un niño
Antes, Israel bombardeó por tierra, mar y aire varias localidades del sur del Líbano, en la que al menos hubo tres muertos y más de diez heridos, entre ellos cuatro periodistas, un militar y un niño de siete años.

 

Un número indeterminado de blindados ha entrado en territorio libanés para tratar de impedir la fuga del comando que secuestró a los dos soldados.

Operación masiva

El ejército israelí anunció en la tarde del miércoles que estaba preparando una operación masiva "en las profundidades del territorio libanés".

Las operaciones propuestas por el Ejército al ministro de Defensa, Amir Peretz, estaban siendo estudiadas por el primer ministro, Ehud Olmert, en una reunión que se celebró esta tarde con altos mandos militares.

Negociación indirecta

Por su parte, el secretario general del grupo chií libanés Hezbolá, Hasan Nasralá, emplazó a Israel a entablar una "negociación indirecta" como "único modo para recuperar a sus soldados" capturados por su grupo esa mañana.

Nasralá aseguró que los dos soldados "están lejos, lejos, en lugar seguro", pero no precisó si están vivos o muertos ni dio más detalles sobre su captura.

No queremos una guerra, pero si Israel la quiere, estamos preparados para ello

"Los detalles de cómo, cuándo y dónde vendrán a su debido tiempo", dijo Nasralá en su primera comparecencia tras los graves enfrentamientos de por la mañana entre milicianos de Hezbolá y soldados israelíes en la frontera entre Líbano e Israel.

"No queremos una escalada de la violencia ni una guerra, pero si Israel la quiere, estamos preparados para ello, mucho más de los que ellos imaginan", advirtió Nasralá, quien se permitió sugerir al primer ministro israelí, Ehud Olmert, "que pregunte a sus ministros sobre las pasadas experiencias de Israel en el Líbano".

Nasralá justificó la captura de los soldados como "la opción natural para poder negociar la liberación de los presos libaneses, árabes y musulmanes de Israel", ya que no hay en la zona instituciones ni gobiernos que se estén ocupando de ellos.

Además, dijo, es "el único método para llamar la atención sobre el sufrimiento de los 10.000 presos palestinos en Israel y sus familias".

"Esta operación constituye una muestra de respaldo a nuestros hermanos palestinos, que a diario son asesinados en medio del silencio del mundo", añadió Nasralá.

Aunque dijo ser consciente de que el Gobierno libanés sufre presiones de EEUU, la ONU y otros actores internacionales, recordó que "la única forma que Israel tiene para liberar a sus soldados es mediante la negociación indirecta y el canje", pero se negó a entrar en detalles sobre cómo pueden ser esas negociaciones.

Además, desmintió que haya existido "una gran incursión israelí", como han dicho varios medios, y aseguró que fue un solo tanque israelí el que penetró en el Líbano, y que fue destrozado por los miembros de Hezbolá.

Amenazas

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha asegurado que el Estado de Israel vive días difíciles y ha lanzado serias amenazas a lo que ha llamado "elementos que amenazan la estabilidad al norte (Líbano) y el sur (Gaza)".

Fracasarán y deberán pagar un alto precio por sus acciones

Ha dicho que ambos territorios están tratando de "poner a prueba" su determinación, pero ha advertido que "fracasarán y deberán pagar un alto precio por sus acciones".

Su advertencias han recaído también en Siria, de la que ha dicho literalmente que es "un Estado terrorista en su naturaleza".

"Es un gobierno que apoya y alienta actividades asesinas de organizaciones terroristas, tanto dentro de sus fronteras como fuera de ellas. Naturalmente, se están llevando a cabo preparativos para tomar las apropiadas medidas contra Siria", afirmó Olmert.

El Ejército israelí considera que el ataque lanzado el miércoles por miembros de Hezbolá se produjo en respuesta al intento de la mañana por parte de Israel de asesinar a un destacado dirigente del brazo armado de Hamás en la franja de Gaza, Mohamed Deif.