Horas antes, milicianos chiíes habían asesinado a más de 40 musulmanes suníes, entre ellos mujeres y niños, y secuestraron a varios más en un barrio del sur de Bagdad. Por otra parte, cuatro soldados estadounidenses han sido acusados de la violación y el asesinato de una chica iraquí, junto con tres miembros de su familia, según el Gobierno de los EE UU.