El fuego obligó a desalojar dos chalés por precaución, aunque los inmuebles no se vieron afectados por las llamas. Como la zona es de difícil acceso por tierra, Emergencias desplazó hasta allí cuatro helicópteros, cinco aviones y dos hidroaviones. También han trabajado en las labores de extinción seis vehículos de Bomberos de Alicante, dos autobombas y seis brigadas forestales. Al cierre de esta edición, las llamas estaban controladas y habían quemado 40 hectáreas.