Adoptan animales para vigilar huertos ilegales en el Carmel
Una de las voluntarias de la fundación FAADA.

En el Turó de la Rovira, la cima que preside la ladera del Carmel, han proliferado los cercados ilegales.

El distrito de Horta-Guinardó admite que son construcciones prohibidas ubicadas en terrenos forestales y que, por tanto, "están pendientes de ser derribadas".

En una de las vertientes de los Tres Turons surgen pequeñas parcelas valladas, a veces huertos y otras palomares, construidos con materiales de desecho.

Los propietarios de los cercados adoptan perros para que vigilen las parcelas
Para vigilar la propiedad, los infractores formalizan la adopción de perros en el Centre d’Acollida d’Animals de Companyia (CAAC) , tal como ha admitido la Guàrdia Urbana "tras las intervenciones periódicas que se realizan".

Adopciones irregulares

El hecho, según algunos voluntarios de la perrera municipal, demuestra que el consistorio, a través de la dirección del CAAC, incumple sistemáticamente el protocolo de adopciones.

20 minutos ha podido comprobar que el acto de adoptar un perro en Barcelona es mucho más sencillo que en otras ciudades, prueba de ello son las protestas de algunos voluntarios del centro, que se han visto apartados del servicio tras quejarse.

Así, Núria Sanahuja admite que "cualquiera puede adoptar un perro sin rellenar el cuestionario".

La Guardia Urbana requisó hace unos meses varios perros adoptados para vigilar uno de esos huertos
"En el CAAC no se le niega una adopción a nadie", detalla la voluntaria. Como demuestra el hecho que la Guàrdia Urbana, hace dos meses, se viera obligada a requisar varios perros que habían sido legalmente adoptados para en realidad, vigilar un «huerto ilegal».

El protocolo establece una encuesta de calidad en atención al cliente.

Mientras tanto, en el Turó de la Rovira, decenas de perros, muchos de razas catalogadas como peligrosas, malviven sin agua ni comida entre vallas construidas con somieres.

La realidad, según el distrito, "es grave, pero con una solución a corto plazo".

Contra los propietarios

El Ajuntament, a través del distrito de Horta-Guinardó, admite que los palomares o huertos urbanos son totalmente ilegales.

Se han realizado batidas para rescatar animales en mal estado
Mucho más si para su vigilancia se utilizan perros. «Se han realizado batidas en la zona de los Tres Turons» para rescatar animales en mal estado.

Fuentes oficiales afirman que los usuarios de las barracas se enfrentan a «sanciones económicas», si no derriban las instalaciones.

«Las multas siguen su trámite» aseguran desde el distrito, hasta el punto de que el Ajuntament actuarà «derribando los cercados».

... y caballos

Las voluntarias de la fundación FAADA no daban crédito a lo que encontraron en el Turó de la Rovira.

Aún más sorprendente fue encontrar un caballo, un poni, encerrado en un cercado ilegal.

Vecinos de la zona declararon a 20 minutos "tener miedo" de denunciar los hechos ya que el "poni" es propiedad de un conocido y violento vecino, "con antecedentes de maltratos a animales".

Aun así, le dan de comer "pan seco" a escondidas. El animal, sin embargo, carece de un bebedero en condiciones. "El problema" según los vecinos "es que nadie se moja".