(AMP) Rojo pide a los grupos extremar cautelas con sus invitados al pleno tras la protesta de afectados por preferentes

Una persona "visiblemente alterada" acudió el martes a la sesión invitada por el PSOE y el miércoles entró invitada por el BNG
Xunta de Portavoces
Xunta de Portavoces
EUROPA PRESS

La presidenta de la Cámara gallega, Pilar Rojo, ha encargado un informe al jefe de seguridad del Parlamento tras la protesta de los afectados por las preferentes que en el pasado pleno fueron desalojados de la tribuna de invitados y que, además, protagonizaron una protesta en los pasillos del Pazo do Hórreo pidiendo una reunión con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y a junto de los cuales acudió el conselleiro de Economía e Industria, Javier Guerra.

Ante lo ocurrido, la jefa del Legislativo gallego ha pedido a los grupos que extremen las cautelas con el objetivo de evitar que se reproduzcan estos incidentes "sin necesidad de adoptar medidas adicionales".

En el documento, el jefe de seguridad explica que los 18 invitados pertenecientes a la 'Plataforma de afectados por las preferentes de O Morrazo' dejaron en la portería de la Cámara diverso material que portaban, como carteles o camisetas. En este sentido, señala que estos enseres fueron depositados "voluntariamente".

Con todo, explica, después de que el presidente de la Xunta finalizase su intervención en la sesión de control en la que la portavoz del BNG, Ana Pontón, preguntó por la actuación del Gobierno de la Xunta por las preferentes, los asistentes se pusieron en pie "exhibiendo otras camisetas y carteles iguales a los depositados", y "coreando algunas consignas, motivo que originó el desalojo".

Posteriormente, en la planta segunda, frente al salón de plenos, el conselleiro de Industria acudió donde estaban los afectados "coreando consignas para solicitar una entrevista con el presidente de la Xunta".

Hombre identificado

En ese momento, "entra en escena una persona visiblemente alterada que se dirigió en varias ocasiones al conselleiro en actitud agresiva". Esta persona, que según ha confirmado Europa Press con fuentes parlamentarias es un hombre que está identificado por la Cámara, había acudido el día anterior dentro del cupo de invitados de la Plataforma en defensa de las Fragas do Eume, invitada del Grupo Socialista.

Ya el miércoles día 11, cuando se produjo el altercado, esta misma persona accedió al Grupo Parlamentario del BNG acompañado de otra persona. Sin embargo, ese día no estaba en el listado para acceder al salón de plenos.

Además, en el informe, con fecha de 16 de abril, también señala que hubo varias personas que fueron expulsadas de la tribuna que corrían por los pasillos del parlamento "gritando: 'Vai arder Galiza' —Va a arder Galicia— y negándose a abandonar el edificio tal y como se le requería por el personal del Parlamento".

Petición informe y demanda a los grupos

En este contexto, la presidenta de la Cámara ha pedido un informe sobre el incidente del que indicó su existencia en la reunión de portavoces de este martes. Tras ella, el representante del PPdeG, Pedro Puy, indicó en la rueda de prensa posterior que se pudo constatar que entre las personas que protestaban había algunas "no invitadas" al salón de plenos.

Así, el objetivo de en lo que queda de legislatura es prevenir sobre este tipo de incidentes "sin tomar medidas adicionales" de las ya existentes, como es la imposibilidad de acudir a un pleno en el mismo periodo de sesiones que tiene una persona que previamente haya sido expulsada, tal y como ha recordado el portavoz del Grupo Popular.

Según el propio Pedro Puy, ha habido "buena predisposición" de los tres grupos para lograr este fin, sobre todo —ha precisado—, en lo que "se refiere a la advertencia a los invitados" sobre cuál debe ser el comportamiento que deben tener en las cámaras. Al respecto, ha dado el "apoyo" de su grupo para las decisiones de la presidenta.

Así las cosas, tal y como ha explicado el portavoz del grupo mayoritario, la presidenta pide colaboración a los grupos, recordando que las sesiones "están fuertemente protegidas" por la legislación y que puede "acabar por ser un delito".

Pedro Puy ha señalado que "ciertamente este grupo está preocupado" no porque haya una protesta "puntual", sino porque "haya personas que se dedican casi profesionalmente a 'montar follones' en el ámbito político".

El portavoz del Grupo Popular ha considerado que los plenos "están siendo interrumpidos con excesiva frecuencia" y ha advertido que "no siempre por personas que pueden reaccionar de forma espontánea" a lo que está ocurriendo en la sesión.

"Hay que distinguir una cuestión circunstancial en un momento determinado, que se manifiesta en público y otra cosa es que se interrumpan sistemáticamente los plenos. Esto es un motivo de preocupación para este grupo", manifestó previamente.

Así las cosas, ha esperado que "en los próximos plenos ya se actúe de otra manera, quien invite a alguien advierta con mayor precisión incluso de las responsabilidades en las que se puede incurrir" y que ello, ha agregado, "permita seguir asistiendo a personas en el público en general", sin que signifique "proponerse medidas adicionales que ninguno desea".

Sobre el impedimento de volver a acudir a una sesión plenaria en el mismo periodo cuando una persona fue expulsada previamente, Pedro Puy ha reconocido que "parece que no están funcionando del todo bien", si bien espera que la "colaboración ofertada por todos los grupos" sea "suficiente" para que transcurran con normalidad las sesiones.

"Confiemos en que esa predisposición evite que se tengan que tomar medidas adicionales, que de alguna manera se asuma cierta responsabilidad, por lo menos advertir las condiciones" a las personas invitadas, ha aseverado Pedro Puy.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento