El buque estadounidense USS, capaz de destruir misiles, ha llegado hoy a Japón. (Hugh Gentry / REUTERS)
El buque estadounidense USS, capaz de destruir misiles, ha llegado hoy a Japón. (Hugh Gentry / REUTERS) Hugh Gentry / REUTERS

Destructor. Así es el buque USS Mustin de la marina de EEUU, capaz de derribar misiles, que ha llegado hoy a Japón, y al que se le sumará el crucero Shiloh en agosto para reforzar a la flota de EEUU en Asia, después de que Corea del Norte disparara esta semana siete cohetes .

EEUU quiere protegerse ante posible lanzammientos de misiles en la región

Los buques darán a Washington mayor capacidad para responder a posibles ataques con misiles que se originen en la región, aunque las autoridades estadounidenses han dejado claro que su despliegue no es una respuesta directa a las acciones de Pyongyang, la capital de Corea del Norte, sino que la llegada del buque estaba planeado durante "casi un año".

La Séptima Flota

La llegada del USS Mustin al puerto japonés significa que EEUU cuenta ya en las inmediaciones de la península de Corea con ocho buques equipados con el sistema de combate Aegis, uno de los más avanzados del mundo para la guerra desde el mar.

El corazón del sistema es un radar informático que detecta misiles o aviones, dispara interceptores y los guía a su objetivo además de realizar detecciones simultáneas y es capaz de seguir a 100 objetivos al mismo tiempo.

El USS Mustin es parte del proyecto de escudo anti-misiles de EEUU, una idea presentada inicialmente por Ronald Reagan cuando era presidente en los años ochenta y que recibió el apodo entonces de "guerra de las galaxias".

Caro y flojo

El proyecto ha costado miles de millones de dólares hasta ahora y sus pruebas no han dado siempre los resultados esperados por el Pentágono, pero el lanzamiento de los misiles por parte de Corea del Norte ha hecho que recuperara importancia para Estados Unidos.

Necesitamos un sistema de misiles balísticos

"El hecho de que una sociedad no transparente esté dispuesta a disparar un cohete sin decir a dónde va o qué lleva significa que necesitamos un sistema de misiles balísticos", señaló ayer el presidente de EEUU, George W. Bush.

Según los expertos, uno de los misiles probados el miércoles por Corea del Norte, el Taepodong 2, tiene capacidad para alcanzar Alaska aunque ese, como los otros cohetes, fallaron a los pocos segundos de despegar.

Proyectiles "protectores"

En Alaska precisamente se encuentran la mayoría de los once proyectiles de interceptación de misiles con los que cuenta EEUU en tierra. El resto está en la base aérea de Vandenberg (California).

Hasta ahora EEUU ha hecho ocho pruebas de las instalaciones terrestres del escudo anti-misiles y sólo en cinco ocasiones los proyectiles impactaron contra los misiles un porcentaje bastante bajo, y que se logró mediante ejercicios que no eran realistas, pues se conocían variables como el punto de origen, la velocidad y la trayectoria, que se ignoran en un ataque verdadero.

El Pentágono suspendió las pruebas después de que los proyectiles no salieran de sus silos en ejercicios en diciembre del 2004 y febrero del 2005, pero EEUU decidió activar el sistema cuando sus satélites espía descubrieron que Corea del Norte se preparaba para el lanzamiento de prueba de los misiles.

En el mar

Más éxito han tenido las pruebas en el mar. El USS Shiloh usó su versión del sistema Aegis para derribar el mes pasado fuera de la atmósfera un misil de medio alcance con un proyectil interceptor, en lo que fue la octava prueba con éxito de esos sistemas.

El USS Shiloh cuenta con una tripulación de 400 marineros, frente a los aproximadamente 380 del USS Mustin. En cambio, el portaaviones USS Kitty Hawk, el corazón de la Séptima Flota, dispone de una tripulación de 5.000 personas, incluidos los pilotos.