El secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que como líder de los socialistas de la región no ha mantenido "ninguna reunión oficial" con la presidenta regional, María Dolores de Cospedal, "y mucho menos para poder abordar los planteamientos de consenso" que él mismo ha ofrecido.

Así lo ha asegurado García-Page durante su visita a unas obras y a preguntas de los medios sobre las declaraciones de Cospedal en las que señalaba que ella ya se había reunido tres veces con el socialista y que el próximo encuentro sería cuando lo permitieran las agendas de ambos.

El secretario de los socialistas castellano-manchegos ha indicado que en España se "echa de menos la posibilidad de que haya consensos por encima de la lucha de partidos" y ha declarado estar dispuesto, "siendo exigente, a poder llegar a un consenso en materia de crecimiento económico" en la región.

"Me da toda la impresión de que, como van las cosas, el Gobierno de Castilla-La Mancha no se hace con la situación en la región. Está empezando a haber especulaciones verdaderamente importantes en relación con nuestra salud financiera y, después de un año, tengo que decir que las cosas en vez de ir a mejor van a peor", ha sentenciado.

Por eso, ha asegurado que está "dispuesto a arrimar el hombro, incluso teniendo que compartir algunos escenarios de ajuste", pero "teniendo muy claro cuáles son las prioridades y sabiendo que el cargo de Cospedal en Madrid no puede ser una carga para Castilla-La Mancha".

Según García-Page, el cargo de la presidenta regional dentro del PP "va camino de convertirse" en esa carga, por lo que espera que "eso no se cifre en un problema como en el tema del agua".

Consulta aquí más noticias de Toledo.