El candidato socialista, François Hollande, ha conseguido el 28,6% de los votos, un punto y medio por encima del 27,1% del presidente, Nicolas Sarkozy, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas.

De la jornada electoral cabe destacar, además de la victoria de Hollande, el duro golpe que le han dado los franceses a Nicolas Sarkozy por la crisis y el buen resultado de Marine Le Pen, que ha conseguido un 18,1% de los sufragios, erigiéndose la ultraderecha en tercera fuerza política en Francia.

Francia pasa factura a Sarkozy "Francia pasa factura a Sarkozy", es la lectura que hacen de los comicios los medios europeos y "Nicolas Sarkozy ha decepcionado amargamente a los franceses. En vez de un reformista han tenido a un trepador que solo actuaba en función del poder. Por eso le pasan factura", dice un medio alemán. Para otros "la gran sorpresa de la noche electoral fue el buen resultado de Marine Le Pen, mejor que el de su padre en el año 2002".

En el Reino Unido, la prensa también hace hincapié en el resultado sin precedentes obtenido por la ultraderechista Marine Le Pen, del Frente Nacional, que quedó en tercer lugar. "Hollande al frente, pero Le Pen consigue un resultado récord para la extrema derecha", es el titular del diario "The Guardian", que publica una amplia foto de Marine Le Pen en portada.

Cambios en Europa

La izquierda europea también recupera el optimismo, al ver con esperanza los resultados franceses para un futuro cambio en países como Italia, Portugal o España. Aquí, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha expresado su satisfacción por los resultados obtenidos por Hollande, al que ha felicitado y ha calificado de "la esperanza posible".

Rubalcaba ha señalado: "Está claro que los franceses han dado la espalda a los mensajes neoconservadores de Nicolas Sarkozy que han buscado movilizar al electorado de derechas".

Le Pen se pronunciará el 1 de mayo El 6 de mayo es la cita de la segunda vuelta. Vigilantes del resultado estarán los franceses. ¿A dónde irá el voto de Le Pen? La lógica dice que a Sarkozy, pero su rechazo público a asumir políticas ultras podría poner dique a estos apoyos. Le Pen ya ha dicho que ella se pronunciará el 1 de mayo, no antes.

Los europeos también siguen los comicios franceses con atención. Sí ganara François Hollande cambiaría la historia francesa, pero también la política de la UE. No hay que olvidar que se quebraría el eje Sarkozy-Merkel, el impulsor de la austeridad. El líder socialista francés además ha criticado abiertamente la fórmula alemana contra la crisis de la deuda. Los cimientos de Bruselas también se tambalean.