NCG Banco arranca este lunes el periodo para acogerse a la segunda fase del plan de recortes para dar salida de la entidad a un total de 700 trabajadores, una vez cerrado formalmente el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) pactado el pasado verano y previsto para 350 trabajadores. La previsión es que ahora se eliminen, mediante bajas incentivadas, otras tantas plazas.

Los empleados que opten desde este momento por la extinción del contrato recibirán una indemnización de 45 días por año trabajado hasta un máximo de 42 mensualidades o 200.000 euros, según figura en el acuerdo cerrado el pasado 22 de marzo entre la entidad y los sindicatos CC.OO. Csica y UGT, representativos del 81,5% de la plantilla.

De este modo, una vez cubiertas estas 350 nuevas salidas previstas, sumarán 700 desde el verano pasado, que se agregan a las 1.230 pactadas con los representantes de los trabajadores con la fusión de Caixa Galicia y Caixanova. El objetivo de Novagalicia es lograr un ahorro de 60 millones de euros en gastos de personal.

Las medidas pactadas con los sindicatos estarán en vigor hasta octubre de 2014 e incluyen, además de las extinciones de contratos, la posibilidad de suspensiones de contrato de hasta seis meses consecutivos de duración, reducciones de jornada de hasta el 25% de la misma durante dos años y medidas de movilidad geográfica, así como rebajas salariales y la suspensión de las aportaciones a los planes de pensiones.

Estas medidas podrán comenzar a aplicarse desde este mismo lunes, aunque requerían comunicaciones previas a los trabajadores. Por su parte, el ERE que quedó cerrado recibió, según dijo el propio presidente de la entidad, José María Castellano, en una rueda de prensa el pasado 2 de abril, 397 adhesiones, aunque serían aceptadas únicamente las 350 previstas.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.