Según indica la Comandancia en una nota, la mujer, que ha sido acusada de un delito de simulación de delito y denuncia falsa, salió por la mañana de la vivienda en la que trabajaba como empleada del hogar en posesión de 1.600 euros que había retirado días antes de su cuenta y emperejilada con todas sus joyas con especial interés en hacerse ver por la propietaria de la casa y los vecinos. Así, se dirigió hasta la parada de autobús con destino a Garrucha para comprar un pasaje en la agencia de viajes y vender su ornato.

De esta forma, la mujer, que también llevaba un ordenador portátil y dos teléfonos móviles, volvió poco después desde la parada de la barriada de Cariatiz hasta la casa acompañada por un vecino tras asegurar que había sido víctima de un atraco por parte de dos jóvenes, quienes la intimidaron con un arma blanca según su relato. Ante su nerviosismo y elevado estado de ansiedad, tuvo que ser atendida por un equipo médico de urgencia, que le suministró oxígeno y tranquilizantes.

La desesperación de la víctima venía como consecuencia de haber perdido, según su versión ante la Guardia Civil, todo su dinero y objetos de valor, con los que tenía intención de abonar esa mañana el pasaje de avión para un próximo vuelo a Bolivia, al haber planeado el regreso a su país de origen. Así, aportó detalles que, si bien eran amplios sobre lo sustraído, escaseaban los relacionados con los presuntos autores, además de resultar "muy subjetivos", según los agentes.

La presunta víctima, que vio truncados sus planes "al ser víctima del robo", mantuvo nuevas entrevistas con los agentes, quienes a raíz de los nuevos datos, sospechan sobre la autenticidad de los hechos. Así, ella comienza a caer en contradicciones y a alegar problemas de memoria sobre los hechos hasta que finalmente reconoce la falsedad de los mismos. O.Q.C. afirma además que había tejido la estratagema con el fin de que sus conocidos y allegados le financiaran el viaje a su país de origen, para lo que ya le habían ingresado 850 euros.

Con esto, la mujer fue detenida antes de que pudiera escapar el pasado 14 de abril con todo el dinero y los enseres personales que había ocultado en una mesitya de noche de la habitación en la que se hospedaba en la vivienda en la que trabajaba. Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con la detenida, han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Almería.

Consulta aquí más noticias de Almería.