Euros y francos suizos
Fotografía de archivo tomada el 8 de junio de 2011 que muestra a una mujer cambiando francos suizos por euros en un mostrador en Kreuzlingen (Suiza). Ennio Leanza / EFE

¿Se imagina vivir con una ayuda estatal de 2000 euros al mes, esté trabajando o no? La idea, impensable en España en la actualidad, ha sido presentada por un movimiento ciudadano esta semana en Suiza como iniciativa popular tras haber recabado 100.000 firmas por todo el país.

Bajo el título Por una renta básica incondicional, la iniciativa propone que los ciudadanos suizos reciban una ayuda mensual que, según los partidarios de la medida, alcanzaría los 2500 francos suizos al mes, que equivale a unos 2000 euros.

Así, el texto propone que la Confederación vele "por el establecimiento de una renta básica incondicional", que "permita a toda la población vivir una vida digna y su participación en la vida pública".

Entre los promotores de la iniciativa se encuentra un amplio colectivo de artistas, cineastas y también políticos socialistas como el exvicecanciller de la Confederación Oswald Sigg, la consejera nacional Sylvia Schenker y economistas como Bernard Kundig o el tesorero del Partido Socialista de Ginebra Gabriel Barta, según señalan algunos medios locales.

Todos ellos sostienen que este ingreso debe "liberar de la obligación de ganarse la vida" a los ciudadanos y creen que así se reduciría el número de personas en situación de precariedad o mal pagadas.

Ya planteada en otros países

No obstante, se trata de una iniciativa que no es nueva en Suiza y que nunca ha recibido el respaldo de ambas Cámaras. El presidente de la Comisión para la Seguridad Social y Salud Pública, Stephane Rossini, ha dejado clara la incertidumbre sobre cómo llevar a cabo este proyecto: "Es una reflexión teórica que parte de cero. Los que la han promovido no han explicado cómo realizarla. Lo mejor sería armonizar las prestaciones mínimas que ya existen, como la asistencia social, en lugar de cambiar una situación hipotética, de la que no sabemos su financiación".

Por primera vez,la vida independiente está al alcance de todos y no solo de los que posean grandes fortunas El país helvético no es el único en el que se ha presentado una propuesta similar. Alaska (EE UU), Brasil e Irlanda, entre otros, han tenido las suyas.

Sin embargo, esta propuesta también tiene sus detractores. Jean Christophe Schwaab, consejero socialista del cantón suizo de Vaud, expuso en un artículo en su blog personal algunas de las desventajas de esta medida: "Esta propuesta es un engaño que podría tener consecuencias desastrosas sobre los salarios, las condiciones de trabajo, igualdad de oportunidades y la seguridad social", indica Schwaab.

Albert Jörimann, presidente de BIEN-Suisse (una asociación que lleva desde 2001 promoviendo la implantación de una renta básica para todos), cree que "la belleza de la idea es obvia: por primera vez en la historia de la humanidad, la vida independiente y soberana está al alcance de todos, y no solo tienen ese privilegio los que posean grandes fortunas".