Técnicos de seguridad realizarán a partir de este mismo mes inspecciones a bordo de los buques pesqueros, y si detectan irregularidades, deberán ser subsanadas en un plazo máximo de dos meses. La deficiencia más habitual es la sujeción inadecuada de los marineros mientras desempeñan sus funciones.