La diputada socialista Mamen Sánchez ha profundizado este lunes en las "falsedades" vertidas hace unos días por el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, quien aseguraba que la segunda fase de los Buques de Acción Marítima (BAM) jamás había existido, realizando un repaso por los distintos pasos registrados para impulsar un proyecto que no figura en los Presupuestos de 2012 "por una decisión exclusiva del Gobierno del PP".

En rueda de prensa, Sánchez ha asegurado que los socialistas están convencidos de que la segunda fase de los BAM es "muy importante" para la Armada y para la industria naval de la Bahía de Cádiz y, por ello, presentaron una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2011 por 33 millones de euros, "un importe que no fue casual sino calculado en función de las necesidades para poner en marcha el proyecto". Esa enmienda, que fue votada dos veces en Comisión y en el Pleno, "nunca fue apoyada por los diputados del PP", según asegura la diputada.

Ha continuado refiriéndose a un Consejo de Ministros de marzo de 2011, el primero en el que se adquiere el compromiso de construir una segunda fase de cinco BAM, "y no de cuatro como se había venido hablando hasta entonces". En ese momento, según ha precisado, se dio un plazo a la Armada para diseñar sus características. "De este Consejo de Ministros es del único del que se acordó el otro día el subdelegado del Gobierno", añade.

Explica Sánchez que posteriormente, en julio de 2011, un nuevo Consejo de Ministros autorizó ya la contratación de los BAM, "los cinco tan necesarios para renovar la flota y para sustituir los antiguos patrulleros más grandes, que provocan un mayor consumo y que cuentan con un mantenimiento más costoso", y que fue ahí cuando se estableció el coste del programa de 740 millones de euros.

Añade la diputada socialista que un mes después, en agosto, el Ministerio de Defensa descartó expresamente recortar alguno de los programas especiales, pero poco después, en septiembre, el secretario de Estado de Defensa dijo en el Congreso que existía una fórmula para que cualquier intención de ajuste económico no implicase recortar en estos programas, de manera que se cumplieran los compromisos contraídos. Ese 21 de septiembre, el secretario de Estado plantea, por ejemplo, retrasar cinco años el calendario de pago o renegociar la financiación y presenta un estudio para reformar el sistema de adquisición de programas de Defensa, "de manera que esos procedimientos no tengan por qué paralizarse en los próximos 20 años".

Así las cosas, según Mamen Sánchez, el Ministerio de Defensa del Gobierno socialista "dejó lista una reprogramación con un techo presupuestario adaptado a la realidad". En ese momento, según agrega, los BAM no estaban en el programa; pero en octubre de 2011, el Gobierno "toma un compromiso muy importante" y decide que la segunda fase de los BAM pase a formar parte de los programas especiales de armamento, como los helicópteros EC-135.

Según detalla, a partir de ese momento, "solo se plantea ya el visto bueno del Ministerio de Economía y Hacienda". Igualmente, dado que dos de los buques, los dos últimos de la serie, se conciben con finalidades de investigación, "también se cierra la implicación de los ministerios de Industria y de Cultura en la financiación del programa".

"Todos esos pasos fueron los que dio el Gobierno socialista", reitera Sánchez, quien subraya que en todo este proceso ha habido "muchas horas de trabajo" dedicadas tanto a los tres primeros buques de esta segunda fase, "de carácter más militar", como a los dos que respondían a un concepto más innovador "y que lógicamente iban algo más retrasados".

Mamen Sánchez ha recordado finalmente que ese documento estuvo "una semana antes" del último Consejo de Ministros del Gobierno socialista y solo quedaba que el Ministerio de Economía cerrase una reprogramación para todos los programas especiales.

Sin embargo, asegura que en el traspaso de poderes se hace entrega al PP de una documentación en la que se dice que hay "una serie de proyectos en tramitación que deben acometerse antes de fin de año" entre los que se cita, textualmente, la "reprogramación de los Programas Especiales del Ministerio de Defensa, por parte del Ministerio de Economía y Hacienda".

"Al PP se le dio todo preparado para que antes del 31 de diciembre hiciera realidad la segunda fase de los BAM, así como la manera en la que se podía seguir adelante con todos los programas especiales del Ministerio de Defensa incluso a pesar de una eventual situación de recortes que pudiera existir", ha dicho Mamen Sánchez, quien ha exhibido documentación referente a todo este proceso y ha señalado que esta información "desmonta cualquier tipo de estrategia del PP".

Asegura Sánchez que el PP en la provincia tiene un discurso sobre los BAM y ha dicho que esa segunda fase no existía pero que fuera de aquí no puede mantenerla porque el ministro de Defensa "sabe que ha tenido a la Armada trabajando en ello". Por ello, ha pedido al PP que se ponga "con nosotros mano a mano para trabajar de verdad", porque lo importante es que haya una inversión pública para que empresas como los astilleros "no tengan, no digo ya que cerrar, pero al menos venirse abajo o despedir a parte de sus trabajadores".

A falta de un mes para aprobar definitivamente los presupuestos, Mamen Sánchez ha defendido la posibilidad de presentar enmiendas y ha pedido una reflexión a los representantes del PP.

Sin embargo, el diputado socialista Francisco González Cabaña ha mostrado sus dudas acerca de que el PP vaya a reconsiderar su posición respecto a la segunda fase de los BAM, ya que temen que "los responsables del PP volverán a su estrategia de la mentira diciendo que no había previsión de construir estos barcos; y lo harán esta misma tarde, cuando se reúnan con los representantes del comité de Navantia".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.