Santillana del Mar
Una fotografía de Santillana del Mar. Gobierno de Cantabria

Viajar por España es un tropezar continuo con vestigios de la Edad Media, posiblemente la época más enigmática y atractiva de nuestra historia. Algo tienen los castillos, las iglesias oscuras del Románico, las catedrales misteriosas del Gótico, las numerosas leyendas medievales que todavía se mantienen vivas por toda nuestra geografía que nos enganchan.

Hay muchísimas poblaciones que aún mantienen sus cascos históricos en un estado de conservación impecable y que son visitados los fines de semana y en vacaciones por miles y miles de turistas.

Un recorrido por esa España medieval a través de algunas de las localidades mejor conservadas

Toda esa riqueza arquitectónica, pictórica y escultórica ha merecido que España sea el segundo país del mundo –detrás de Italia– con más lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En el magacín 50 ciudades españolas para viajar a la Edad Media, que se entregó este miércoles conjuntamente con 20 minutos en los puntos habituales de reparto (descárgate la versión PDF aquí) y que está patrocinado por la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas, hacemos un recorrido por esa España medieval a través de algunas de las localidades mejor conservadas.

De Ainsa a Xátiva, por orden alfabético, con los monumentos que no hay que perderse, las excursiones y visitas por los alrededores y, cómo no, con la gastronomía típica de la región.

Tiempos de guerra y oración

En la Edad Media, casi toda la Península era una frontera –con los árabes en el sur, pero también entre los distintos reinos–. De ese permanente guerrear sobreviven los castillos (Castilla, precisamente, recibe su nombre de la multitud de fortalezas que se construyeron).

Del enorme poder de la Iglesia en la época y de la necesidad de cristianizar las tierras conquistadas nos quedan iglesias y catedrales.