El polémico satélite norcoreano se estrella en el mar minutos después de su lanzamiento

Un soldado norcoreano frente al cohete Unha-3 en la base de lanzamiento de satélites Sohae.
Un soldado norcoreano frente al cohete Unha-3 en la base de lanzamiento de satélites Sohae.
GTRES

Corea del Norte ha reconocido que el cohete de largo alcance Unha-3, que lanzó este viernes desde la base de Tongchang-ri, al norte del país, no logró su objetivo de poner un satélite en órbita.

Según la televisión estatal norcoreana, KCTV, el satélite "no logró entrar en órbita" y científicos, técnicos y expertos norcoreanos "investigan en estos momentos la causa del fracaso".

Se trata de la primera vez que el régimen comunista reconoce el fracaso en su intento de lanzar al espacio un satélite.

Corea del Norte definió sus dos lanzamientos similares anteriores, en 1998 y 2009, como un éxito a pesar de que expertos internacionales aseguraron entonces que los satélites norcoreanos nunca llegaron a entrar en órbita.

Tras el lanzamiento, que tuvo lugar a las 07.38 hora local (22.38 GMT del jueves), EE UU, Corea del Sur y Japón aseguraron que el lanzamiento había fracasado después de que el proyectil se precipitara en el Mar Amarillo poco más de un minuto después de su partida.

Según estos países, el cohete, de 91 toneladas y una longitud de 30 metros, se habría precipitado en aguas a entre 100 y 150 kilómetros de la ciudad portuaria surcoreana de Gunsan, al oeste del país, tras sufrir un aparente problema cuando la primera etapa debía separarse del resto.

Una autoridad militar surcoreana concretó que el cohete se desmembró en unas 20 piezas tras alcanzar una altitud máxima aproximada de 151 kilómetros antes de caer el mar.

Una provocación

El Gobierno de Corea del Sur calificó el lanzamiento de "una provocación" que viola la resolución 1874 de la ONU, que exige la renuncia de Pyongyang a todos los ensayos que utilicen tecnología de misiles balísticos.

En una conversación telefónica, los ministros de Exteriores de Corea del Sur y EE UU, Kim Sung-hwan y Hillary Clinton, acordaron dar una respuesta "decidida" a Corea del Norte tras el fracasado ensayo. Ambos se han comprometido a trasladar el asunto al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, así como a fortalecer la cooperación bilateral.

El propio secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, había exhortado este mismo jueves al Gobierno de Corea del Norte que renunciase a su plan de lanzar el satélite mediante un cohete de largo alcance. "Espero que las autoridades de la República Popular Democrática de Corea escuchen los llamamientos", manifestó el secretario general de la ONU durante una conferencia de prensa en Ginebra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento