La obsesión de los artistas por capturar la belleza animal

  • El Grand Palais de París traza una historia del arte del Renacimiento hasta ahora con obras que sólo muestran animales.
  • Del interés por el Nuevo Mundo hasta 'El origen de las especies' de Darwin, la muestra ahonda en la sensibilidad humana hacia otras especies.
  • La exposición cuenta con obras de Durero, Gericault, Muybridge, Melchior d'Hondecoeter, Jeff Koons...
'Cabeza de leona', un cuadro del pintor romántico Théodore Gericault
'Cabeza de leona', un cuadro del pintor romántico Théodore Gericault
Théodore Gericault - © Service presse Réunion des musées nationaux - Grand Palais / Christian Jean

El rinoceronte del grabado que Alberto Durero realizó en 1515 era el resultado de las descripciones y los bocetos imprecisos que se habían podido hacer de un ejemplar indio llegado a Portugal en aquellos años. El maestro alemán nunca había visto un rinoceronte, ni nunca lo vería, pero la imagen -científicamente no muy exacta- dio la vuelta a Europa y se convirtió en la oficial para muchos.

El fotógrafo Eadweard Muybridge tomó ráfagas de imágenes obsevivas sobre el movimiento de los cuadrúpedos. Théodore Gericault pintó en 1819 una cabeza de leona con una mirada melancólica, casi humana, que muy probablemente se correspondía con el estado emocional del artista romántico.

Beauté Animale (Belleza animal), en el Grand Palais de París, es un compendio de 120 obras, del Renacimiento hasta nuestros días, con animales como únicos protagonistas.

La muestra de pinturas y esculturas descubre cómo artistas y naturalistas han observado minuciosamente a los animales para plasmar la complejidad, la técnica, las posturas y el gesto siguiendo criterios estéticos y éticos que han cambiado a lo largo de los siglos. Entre los autores seleccionados hay clásicos de la pintura flamenca como Melchior d'Hondecoeter y figuras actuales como Jeff Koons.

"Animales nobles e innobles"

El Renacimiento supuso una revolución artística, también en relación a los animales. Los pioneros de la zoología estudiaban al detalle a los seres vivos y el Nuevo Mundo supuso un aluvión de nuevas especies que tenían que ser observadas y documentadas en los numerosos cuadernos de viajes, bocetos y acuarelas de los artistas que acompañaban a las expediciones.

La Historia Natural del francés ilustrado Georges Louis Leclerc (Buffon) descubrió detalles anatómicos de las especies, pero también creó una imagen sesgada por la clasificación que el autor hacía de "animales nobles e innobles" y que ha creado clichés y fobias que duran hasta hoy (como sucede con los insectos) y supuso que algunos animales como el murciélago fueran desterrados visualmente por su supuesta maldad.

El cambio que supuso en el arte la publicación en 1859 del Orígen de las especies de Charles Darwin, el boom de los zoos en el siglo XVIII o cómo ha variado nuestra sensibilidad frente al sufrimiento animal son también matices presentes en las obras de Beauté Animale, que trazan una historia de la humanidad a través de las especies que siempre hemos pretendido dominar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento