La Comunidad de Madrid se plantea la posibilidad de bombardear las nubes en el embalse de El Atazar con yoduro de plata para incrementar las lluvias, siguiendo un método pionero en el mundo que se hace en Israel desde hace 30 años y que permite aumentar hasta en un 19 por ciento el volumen de agua de las precipitaciones.

El sistema permite aumentar un 19% las precipitaciones

 

Israel lo utiliza desde hace 30 años y permite aumentar hasta en un 19 por ciento el volumen de agua
 Tras mantener un encuentro con el Alto Comisionado para el Agua de Israel, Simon Tal, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, anunció que el Gobierno regional "estudiará" este método para aplicarlo en el futuro.

Sin impacto ambiental

El método para provocar la lluvia, que los israelíes han exportado a Estados Unidos, Méjico y China y que no se ha utilizado todavía en la UE, consiste en la utilización de aviones bimotores que arrojan sobre la parte inferior de las nubes yoduro de plata.

Se trata de  "un material noble que no interactúa con nada y que no tiene ningún efecto medioambiental", según explicó el gerente del Canal de Isabel II, Ildefonso de Miguel.

El yoduro de plata es un material noble que no interactúa con nada y que no tiene ningún efecto medioambiental

La fusión del yoduro con el agua provoca que este elemento ascienda a la parte superior de la nube, lo que hace que las gotas de agua se condensen, pesen más y, por efecto, de la gravedad, caigan en mayor cantidad.

Tras la operación, la plata se depositaría en el fondo del embalse, "sin degradarse y sin ninguna afección medioambiental", explicó.

El embalse de Atazar, lugar idóneo

Según el máximo responsable del organismo hidráulico madrileño, el lugar idóneo para provocar la lluvia en la Comunidad de Madrid sería el embalse de El Atazar, que tiene una capacidad total de 450 hectómetros cúbicos, lo que supone casi el 80 por ciento del consumo de agua anual que se registra en la región.