'¿Quién quiere casarse con mi hijo?'
Pilar y su hijo Daniel, del espacio '¿Quién quiere casarse con mi hijo?'. CUATRO

Hace unos años existía la máxima de lo que no salía por televisión no existía. Ahora, la televisión comparte ese privilegio con Twitter. Es raro conectarse a esta red social cualquier noche en horario de prime time y no encontrarse entre los trending topic mundiales un hashtag que haga referencia a un programa de televisión español.

Y es así por una nueva forma de ver la televisión que han traído las redes sociales y la más inmediata de ellas, Twitter. Ahora, muchos espectadores no se conforman con hacerle comentarios a la familia sobre el programa que están viendo, ahora comentan y leen comentarios con miles de personas a través de la Red.

Este lunes se estrenaba en Antena 3 El número uno, el nuevo concurso de talentos de la cadena. Los audímetros respondían con un 20,8% de la cuota de pantalla y 3.653.000 espectadores y Twitter lo hacía con 18 trending topics mundiales y 13 nacionales.

'¿Quién quiere casarse con mi hijo?' se ha hecho muy popular gracias al término 'tróspido' Un hashtag es un término que se usa para agrupar temas. En este caso, #Elnúmerouno, por ejemplo, agrupaba a todos aquellos que estaban opinando sobre el estreno. El Trending topic (TT) es una lista con los diez términos más comentados, ya sea sólo en España o en todo el mundo. El caso de El número uno no es único ni mucho menos el primero.

Uno de los programas que recientemente ha tenido mayor seguimiento en Twitter (no así en televisión, al menos según lo que los audímetros dicen) ha sido ¿Quién quiere casarse con mi hijo? Este docu show, sobre unos retoños que buscan novia de la mano de sus madres, se hizo enormemente popular en la red social gracias a la palabra "tróspido", surgida del blog El Hematocrítico para designar cosas absurdas, deformes o poco funcionales y adoptada como base para el hashtag #hijostróspidos, con el que se comentó lunes tras lunes el espacio de Cuatro, aupándolo a lo más alto de los TT.

Los términos #hijostróspidos, #lunestróspido o #tróspido a secas llegaron a lo más alto de los medidores de Twitter. Mientras, los audímetros marcaban un 10,2% de share y 1.824.000 espectadores de media. En la web de Cuatro asociaban esos buenos resultados precisamente al interés despertado en Twitter: "La expresión #hijostrospidos aunó a la audiencia del programa y sumó a muchos otros a la tendencia y a la emisión de moda", aseguraban desde la cadena.

Es como un parroquiano de taberna: necesita controlar los temas de los que se habla en el local para no quedar aislado de las conversaciones. El boom hace que buena parte de los usuarios de Twitter comiencen a seguir un espacio para poder compartir las charlas que se producen en la red, normalmente en tono cómico o crítico, aunque en ocasiones también apasionado.

La herramienta de medición HashTweeps, que mide de forma aproximada el número de personas que hacen al menos un tweet con un determinado hashtag revelaba que un día cualquiera de emisión más de 5.500 personas estaban comentando el programa en Twitter, con alguno de los términos usados, #hiojostróspidos, #lunestróspido, #tróspido o #quienquierecasarseconmihijo.

Y es que para los fans de un espacio de televisión Twitter supone un paraíso para compartir impresiones, informarse o criticar. El formato es lo de menos, pueden ser series (#conelculoalaire, #migitana), realities (#gran hermano, #gh12+1, #gh), reportajes (#Salvados) y los resultados en Twitter no acompañan siempre, ni para bien ni para mal, a los resultados de audiencia. Un ejemplo es la serie de Antena 3 Toledo, que ha ido perdiendo audiencia desde su estreno hasta un 12,1% de cuota y 2.196.000 espectadores, pero que en la red social alcanza TT con cerca de 1.600 usuarios twiteando con fervor con términos como #Toledo o #Toledo11.

Rebelión 'twitera'

Aunque muchos fans ven que sus términos se coloquen en lo más alto de los TT como un éxito es también cierto que hay otros a los que molesta que las cadenas empiecen a usar Twitter como un termómetro de interés y que presuman de ello y lo publiciten. Por eso y porque ningún espacio televisivo se adueñe de un término más general, se produjo un proceso de independencia con 'Quien quiere casarse con mi hijo'.

Como dijimos, El Hematocrítico propuso el término tróspido para comentar las entregas del espacio de Cuatro, pero cuando la cadena se adueñó del término e incluso se atribuyó de alguna manera el "fenómeno tróspido", y "para que no quedara permanentemente asociada al programa", el blog propuso un nuevo hashtag, sin relación alguna con lo tróspido: #Literatura.

Así, los más amantes de la lectura se llevaban este martes una decepción al descubrir que el hecho de que #Literatura llegase a lo más alto del TT mundial no se debía al interés por el saber encuadernado, sino por la afición a Quien quiere casarse con mi hijo.