Los grupos municipales de Compromís y EUPV en el Ayuntamiento de Valencia solicitarán a la alcaldesa, Rita Barberá, que cambie la fecha del pleno ordinario de marzo para que no coincida con la jornada de huelga general convocada por los sindicatos. Inicialmente, el pleno municipal se iba a celebrar el día 30 —suele ser el último viernes del mes—, pero los socialistas solicitaron que se adelantase un día por el inicio del congreso del PSPV en Alicante.

Según ha explicado a los periodistas tras la 'mascletà' el portavoz socialista, Joan Calabuig, pidieron el cambio porque en esa primera jornada del cónclave socialista se acreditan los delegados y tienen que "estar obligatoriamente" en Alicante y, "por cortesía", se adelantó el pleno como sucede en otras ocasiones.

Calabuig ha destacado que era "completamente imprevisible" la "eventualidad" de que coincidiera con la huelga general porque cuando solicitaron que se adelantara "nada se sabía de la fecha e incluso los líderes sindicales hablaban de que iba a ser para más adelante".

En cualquier caso, ha defendido que "el pleno no es de menos a la huelga general, sino todo lo contrario", ya que les permitirá mostrar "con mayor claridad" su rechazo al decreto del Gobierno, y ha remarcado que "el normal funcionamiento de las instituciones de representación ciudadana nada tiene que ver con la huelga general, y éstas deben seguir funcionando con normalidad como lo hacen siempre". "No hay ningún problema ni incompatibilidad", ha sentenciado.

El portavoz socialista ha aseverado que coinciden "plenamente con la lucha de los sindicatos contra ese decreto" y que, de hecho, aprovecharán el pleno municipal "para defender los derechos de los trabajadores y para pedir que se retire este decreto".

El PSPV ha presentado una moción este viernes en la que piden al pleno del Ayuntamiento de Valencia que "exija al Gobierno la retirada de un decreto de recortes importantes para los derechos laborales de los trabajadores, que no tiene precedentes por su dimensión y profundidad en la historia democrática española".

Compromís también presentará una moción contra el decreto

Compromís también ha anunciado en rueda de prensa que presentará una moción en ese pleno para instar al consistorio a que reclame la retirada del decreto por considerarlo "manifiestamente injusto, inconstitucional y que ataca principios fundamentales del derecho" y, además, a que "apoye todas las movilizaciones en contra de la reforma laboral promovidas por los sindicatos".

Es más, según la edil Pilar Soriano, reclaman al Ayuntamiento que "manifieste la intención de proclamarse desobediente civil pacíficamente frente a esta norma" e incluso que estudie "la posibilidad de declararse insumiso en su aplicación".

En cuanto a la fecha del pleno, reclama que se modifique "por coherencia" con esa posición contraria al decreto y de apoyo a las movilizaciones convocadas para ese día. A su juicio, "hay que preservar el derecho de los trabajadores y regidores del Ayuntamiento a hacer huelga" y, por tanto, pedirán el cambio "en tiempo y forma".

"hasta las últimas instancias legales" para que se cambie

Por su parte, el portavoz de EUPV, Amadeu Sanchis, ha anunciado que pedirá a los portavoces del resto de grupos municipales que la convocatoria del pleno vuelva "al día 30, que es su día natural", dado que "sin duda se sumarán numerosos trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento" a la huelga, entre ellos el grupo de EUPV, y ese hecho "hace inviable poder realizar con normalidad este pleno".

Sanchis confía en que el resto de formaciones asuman "la necesidad de realizar el pleno en condiciones normales", de modo que "se pueda consensuar el cambio con total normalidad". No obstante, ha advertido de que, de no ser así, llegarán "hasta las últimas instancias legales" para que el pleno pueda realizarse "con la participación de todos los que, democráticamente", van a sumarse a esa huelga general.

Consulta aquí más noticias de Valencia.