El portavoz del Gobierno de Canarias, Martín Marrero, ha insistido este viernes en el rechazo del Ejecutivo a las prospecciones por su "gravísimo riesgo" al medio ambiente de las islas y al sector turístico, y ha descrito las acciones realizadas esta semana por Repsol en las islas como una "estrategia de marketing".

En una rueda de prensa celebrada en Santa Cruz de Tenerife tras el Consejo de Gobierno, Marrero ha explicado que la posición del Ejecutivo "no es negociable" y que el "baile de cifras" de empleo que ha dado la compañía "no es tentador" ante la fortaleza del sector turístico canario.

"Repsol ha reconocido 7.000 incidentes de fuga en 5 años. Negar el riesgo es negar la realidad", ha indicado.

Marrero ha celebrado el acuerdo del Parlamento avalado por CC-PNC-CCN, PSOE y NC-PIL que "legitima aún más" la defensa del Gobierno de Canarias, y ha apuntado que las prospecciones se frenarán con un impuesto disuasorio y por la vía judicial ante la Audiencia Nacional o el Tribunal Constitucional. "Todos los frentes están abiertos", ha comentado.

Cuestionado por la huelga general del próximo 29 de marzo, ha apuntado que es una "consecuencia lógica" a la reforma laboral dictada por "el PP" que "merma" los derechos laborales y va a generar "más paro" y una "precarización galopante".

El portavoz del Ejecutivo también ha criticado los "brotes insularistas" de la Asociación de Empresarios, Constructores y Promotores de la provincia de Las Palmas, que esta semana ha denunciado el desequilibrio inversor en favor de la provincia occidental.

Línea "sesgada"

En esa línea, se ha quejado de su línea argumental "sesgada" y de que "confunda" la licitación con la inversión. A modo de ejemplo, ha explicado que en 2011, la Consejería de Obras Públicas contrató obras por importe de 53,5 millones en la provincia oriental, y por 114 millones en la occidental, de los que 62 se destinaron a una sola carretera en La Palma.

En cuanto a la inversión real, y en el área de Carreteras, ha defendido el "exquisito equilibrio" del Ejecutivo al destinarse 116 millones a la provincia occidental y 110 a la oriental.