El vicepresidente y portavoz del Consell, José Císcar, ha señalado este viernes que el importe de los recortes necesarios para lograr cumplir el objetivo del 1,5 por ciento de déficit marcado por el Gobierno central puede superar los 500 millones de euros. Para conseguirlo, la Generalitat valenciana no descarta implantar "tasas específicas", aunque ha hecho hincapié en que no va a establecer copago, ni a incrementar los impuestos generales.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, aseguró el jueves que la Comunitat Valenciana solo tendrá que recortar por importe de 400 o 500 millones de euros de los 2.700 requeridos para poder cumplir el 1,5 por ciento de déficit.

Sin embargo, José Císcar, en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, ha indicado que "no tienen porque ser solo 500 millones, pueden ser más". Respecto a qué tipo de ajustes se llevarán a cabo, ha rechazado que se vaya a tomar medidas "de carácter general" como subida de impuestos.

"Van a ser medidas de carácter mucho más sectorial", ha subrayado el vicepresidente valenciano, quien, además, ha incidido en que "no van a afectar a la prestación de servicios básicos".

Císcar ha asegurado que en la Comunitat "ya tenemos mucho trabajo avanzado", por las medidas de ajuste puestas en marcha, muchas de ellas enmarcadas en el Decreto Ley 1/2012 de medidas urgentes para la reducción del déficit en la Comunitat Valenciana, con las que se logrado un ahorro de 1.057 millones de euros.

No obstante, el también conseller de Presidencia ha indicado que habrá que "ajustes adicionales". Asimismo, ha resaltado que el proceso de ajustes de la Generalitat es "continuo".

En este sentido, se ha referido a las nuevas medidas anunciadas por el Consell como la creación de la central de compras que va a aportar 80 millones, la implantación de una comisión interdepartamental para garantizar la austeridad o la puesta en marcha de un plan de optimización del patrimonio, dentro del que se incluye un plan de venta de patrimonio, que cree que superará los 125 millones de euros.

Císcar ha hecho hincapié en la necesidad de reducir el déficit y crear una nueva administración, dado que "la que teníamos antes en época de bonzana es evidente que hoy no sirve". Además, considera que hay una "oportunidad de conseguir una nueva administración para que cuando en el futuro lleguemos a nuevas crisis, las pueda resistir de una manera significativamente mejor".

"Todo este proceso y todo lo que se está hablando de nuevos ajustes a nosotros no nos asusta porque ya estábamos en esta línea para conseguir una administración más solvente y más sostenible", ha subrayado.

El vicepresidente ha señalado que la Generalitat va a hacer un ajuste "de 500 millones o de posiblemente de más". "No solo porque tenemos que cumplir unas obligaciones en relación al déficit público, sino porque estamos convencidos de esa nueva administración que es el momento de implantarla", ha manifestado.

Relación "de tú a tú"

Al respecto, ha manifestado que la nueva administración debe "olvidar una relación paterno-filial, que no sea la administración el padre y la sociedad los hijos, sino que sea una administración que hable de tú a tú a la sociedad" y establezca una relación similar a la de "dos personas adultas". Por este motivo, ha dicho, "requeriremos toda la colaboración necesaria".

Preguntado por si la Generalitat es partidaria de eliminar organismos como la Sindicatura de Greuges o el Consell Jurídic Consultiu, Císcar ha respondido que la supresión de estos entes "no está encima de la mesa", pero sí lo está lograr "la máxima racionalización y optimización de los recursos no solo en estos órganos, sino en cualquier otro órgano de la Generalitat".

Consulta aquí más noticias de Valencia.