En un comunicado, la formación jeltzale ha denunciado que "no es de recibo" que en la última asamblea del Consorcio de Aguas los ayuntamientos gobernados por Bildu, más el de Murueta, "aprobaran el condonar 520.000 euros del 1.300.000 que tiene de deuda el Consistorio de Bermeo con el Consorcio". "Esta postura coloca al Consorcio cerca de la quiebra económica", han asegurado.

En este sentido, el PNV ha considerado que el modelo de gestión que ellos proponen desde hace más de dos años es "la solución" a la gestión del agua y el saneamiento en la comarca, para posibilitar que en Busturialdea "dispongamos de agua de calidad al mismo precio que el resto de Bizkaia".

Para este fin, los jeltzales apuestan porque las grandes infraestructuras como los depósitos de agua, las estaciones de tratamiento de agua o la gran depuradora de saneamiento de Bermeo, actualmente en construcción, sean gestionadas por el Consorcio de Bilbao-Bizkaia; mientras que las red secundaria, la que da servicio a cada una de las viviendas, comercios e industrias de la comarca, sea gestionada por el Consorcio de Busturialdea, garantizando así que la gestión "sea más cercana a la ciudadanía de la comarca".

Por último, el PNV ha afirmado que esta solución ha recibido hasta el momento la negativa de los responsables de Bildu en la comarca y que cada día que pasa "sin que Bildu adopte las decisiones correctas, hace que el Consorcio de Aguas de Busturialdea vea más cercano su fin, inmerso en una quiebra sin precedentes".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.