La Fiscalía de Área de Gijón solicita una condena de cuatro años de prisión y el pago de una multa de 480 euros para un acusado de romper el escaparate de un establecimiento de Gijón, apoderarse de dos monitores que había en su interior y forcejear con el policía que acudió a detenerlo.

La vista oral está señalada para este lunes 12 de marzo de 2012 en el Juzgado de lo Penal número dos de Gijón, según ha informado la Fiscalía Superior del Principado.

El Ministerio Público mantiene que el acusado, D. V. B., nacido en 1988 y domiciliado en Gijón, sobre la una y cuarto de la madrugada del 11 de noviembre de 2008, junto con otra persona que no ha podido ser identificada, fracturó la luna del establecimiento Redes 2000, ubicado en la calle Ezcurdia de Gijón. Una vez dentro se apoderó de dos monitores de 20 pulgadas de la marca AOC, tasados en 490 euros.

Los dos monitores sustraídos no han sido recuperados. El acusado, en su entrada al establecimiento, ocasionó daños en dos cajas ATX de ordenador y dos bloques de memoria por importe de 102 euros. Los desperfectos en la luna el escaparate fueron cubiertos por la aseguradora.

Posteriormente, sobre las 02.00 horas de ese mismo día, el Cuerpo Nacional de Policía localizó al acusado en la confluencia de las calles Aguado y Ezcurdia de Gijón. Un agente se le acercó para identificarlo, momento en el que el acusado se dio a la fuga. El policía comenzó entonces a perseguirlo y, tras alcanzarle, se inició un forcejeo entre ambos al tratar el acusado de huir.

Como consecuencia, el agente sufrió contusiones en la cara externa del muslo izquierdo y en la muñeca derecha, y contusión con erosión y equimosis sobre la cabeza del quinto metacarpiano derecho. El policía tardó en curar catorce días, durante los que no estuvo incapacitado para sus ocupaciones habituales.

Antecedentes penales

D. V. B. tiene numerosos antecedentes penales por delitos de resistencia a agentes de la autoridad y delitos de robo con fuerza en las cosas. A efectos de reincidencia en esta causa son apreciables la sentencia de septiembre de 2006 dictada por el Juzgado de lo Penal número dos de Gijón, por la que fue condenado por un delito de resistencia a agentes de la autoridad, y la sentencia de agosto de 2008 del Juzgado de lo Penal número uno de Gijón, que lo condenó por un delito de robo con fuerza en las cosas.

La Fiscalía considera los hechos constitutivos de un delito de robo con fuerza en las cosas de los artículos 237, 238.2 y 240 del Código Penal, de un delito de resistencia a agentes de la autoridad del artículo 556 del Código Penal y de una falta contra las personas del 617.1 del mismo texto legal. En los dos delitos concurre la agravante de reincidencia.

Además de las penas de prisión y la multa, la Fiscalía solicita que se condene al acusado al abono de las costas procesales y a que indemnice al propietario del establecimiento asaltado con 490 por los dos monitores sustraídos y con 102 euros por los daños materiales ocasionados.

Se pide igualmente que indemnice al policía herido con 420 euros por las lesiones y los días invertidos en su curación, y al SESPA con la cantidad que se determine en sentencia por los gastos asistenciales invertidos en el agente.

Consulta aquí más noticias de Asturias.