Unión de Guardias Civiles alerta de una situación en Durango similar a la que derivó en suicidio de un agente en Eibar

Pide que el caso guipuzcoano sea instruido por la justicia ordinaria y no por el Juzgado Militar Togado de Burgos
Unión De Guardias Civiles Denuncia Abuso De Mandos En Durango
Unión De Guardias Civiles Denuncia Abuso De Mandos En Durango
EUROPA PRESS

La Unión de Guardias Civiles (UGC) ha alertado este martes de que la unidad de Durango (Bizkaia) sufre que una situación "similar" a la que derivó en el suicidio de un agente de la unidad de Eibar (Gipuzkoa) el pasado año 2009, ya que el caso "se parece peligrosamente" al sucedido en la población guipuzcoana.

En una rueda de prensa en la sede de UGT en Bilbao, el secretario general de la Unión de Guardias Civiles, Manuel Mato, acompañado del secretario general de la federación de servicios públicos de UGT Euskadi, Luis Maria Martínez, ha señalado que esperan que en esta ocasión "alguien se decida a atajarlo, porque de lo contrario acudiremos de nuevo ante los tribunales", en referencia a las diligencias que aún se llevan a cabo por el suceso de Eibar, en el que un sargento se encuentra imputado por abuso de autoridad.

En este sentido, Mato ha exigido que el caso guipuzcoano, que actualmente se tramita a través de la justicia militar, sea competencia de la justicia ordinaria, ya que "al fin y al cabo, el tribunal militar cumple órdenes de superiores, que a su vez siguen las directrices de los mandos más altos".

Los hechos sucedidos en Eibar se remontan a mayo del 2009 en la unidad de guardias civiles radicada en la localidad guipuzcoana. A juicio del secretario de la Unión de Guardias Civiles, esta unidad "estaba sumida en una gran tensión", por lo que "nos percatamos de que un hecho como el que al final ocurrió podía suceder".

Por ello, enviaron un fax al jefe de la Guardia Civil para que "tuviera noticia de esta situación y para que la atajara, ya que, de lo contrario, podríamos encontrarnos con un suicidio", según ha recordado Mato. "No nos hizo ni caso y días después nuestro compañero se suicidó", ha sentenciado.

Ante estos hechos, en junio del mismo año la Unión de Guardias Civiles presentó en los juzgados de Eibar una denuncia penal, que fue admitida a trámite "observando indicios", por lo que se abrió una investigación.

"el rancho del sargento"

Según ha explicado Mato, el sargento de la Guardia Civil ahora imputado convirtió la unidad en "una especia de rancho del sargento", en el que se hacía "lo que a él le daba la gana", a través de "malos modos y despotismo".

Como ejemplo de esta actitud, ha asegurado que el citado mando "obligaba a lavar los coches oficiales a los agentes mientras estaba lloviendo, con la intención de humillarles", además de que "ordenó a los guardias civiles a que pusieran Internet con dinero de su bolsillo para su único uso y disfrute", ante lo que los agentes se negaron y "todos fueron sancionados". "La situación era tremendamente hostil", ha asegurado.

Tras el suicidio de un agente, la Unión de Guardias Civiles, de la que era afiliado el fallecido, solicitó a la Guardia Civil que retirara a este mando, ya que "si no lo hacía, podría ocurrir un linchamiento". "Lo quitaron por un tiempo, pero pronto volvió a la unidad", ha lamentado Mato.

"Cuando llegó a la unidad y los agentes vieron entrar a los que ellos consideraban el verdugo, fue tal la depresión en la que cayó la unidad que dejó de estar operativa y tuvieron que venir compañeros de otras zonas para prestar allí el servicio", ha admitido.

En este punto, Mato ha señalado que "comenzaron las presiones y amenazas con la intención de conseguir aligerar las manifestaciones de agentes ante los juzgados de Eibar", algo que "no sirvió de nada, porque los guardias civiles sabían lo que tenían que hacer".

Tras una reunión mantenida por la UCE con la jefa del gabinete del director de la Guardia Civil, en la que "no nos dejó de repetir que el fallecido era una bellísima persona", la Unión de Guardias Civiles observó "el intento de los mandos para tratar de llevar el caso a la jurisdicción militar, algo que finalmente consiguieron".

"Tenemos miedo a la jurisdicción militar porque existen muchísimas sentencias absolutorias de los mandos, algunas de ellas vergonzosas", ha asegurado, para añadir que "esperamos que el Juzgado Togado Militar de Burgos haga lo que debe hacer" que, a su juicio, es que la instrucción la lleve a cabo la justicia ordinaria.

"falta de instalaciones"

Por otro lado, desde la UGE han criticado la "situación" en la que se encuentran los guardias civiles en la estación del ferry del Puerto de Bilbao, donde "no hay instalaciones para trabajar, ni siquiera para proceder a la identificación" de vehículos y personas, ya que el proyecto de ampliación de las mismas "sigue parado".

"Siguen con la política del lavado de cara pero intramuros la situación es de vergüenza", ha valorado el secretario general de UGC, al tiempo que ha exigido al jefe de la Guardia Civil en Bizkaia que "deje de vender la moto en los medios de comunicación" y "trabaje por la mejora de las condiciones de trabajo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento