El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, ha explicado que esta madrugada "se recibió una llamada de Protección Civil a la Guardia Civil de La Roda, en la que se informaba de que al parecer había una nube tóxica procedente de una industria que está instalada en La Roda".

Los tanques de la planta tenían los grifos abiertos y estaban vertiendo sustancias químicas
Cuando los agentes de la Benemérita acudieron a las instalaciones de dicha industria, comprobaron que los tanques que hay en esa planta tenían los grifos abiertos y estaban vertiendo, entre otras sustancias químicas, ácido clorhídrico, fosforito sódico, agua oxigenada y otras sustancias.

Al caer al suelo y mezclarse con el agua de las tormentas que ha caído estos días, se produjo una nube de gases.

Una vez comprobadas las sustancias de las que procedían las emanaciones, "se llegó a la conclusión de que no suponía ningún riesgo para la salud humana, aunque sí era irritante y se recomendó a los vecinos de las inmediaciones que tuviesen las ventanas cerradas", dijo el delegado del Gobierno.

Díaz-Cano explicó que se echó tierra sobre las sustancias vertidas y se cerraron los grifos de los tanques y añadió que la Guardia Civil no encontró ninguna puerta forzada, por lo que se piensa que alguien pudo saltar los muros de las instalaciones.

 "Todo induce a pensar que probablemente estemos ante un sabotaje, no sabemos por parte de quién", dijo el delegado del Gobierno, que afirmó que la Guardia Civil está investigando lo sucedido.