Médico de cabecera
Imagen de archivo de un médico de cabecera. JORGE PARÍS

Tener un seguro médico privado para agilizar las pruebas diagnósticas y evitar las listas de espera es algo relativamente frecuente en la región. De hecho, casi dos millones de madrileños (cerca del 32% de la población) tienen cobertura médica privada, según Unespa, la patronal de los seguros. Pero el porcentaje de asegurados es hoy cinco puntos inferior al de 2008 –justo antes de que estallara la crisis– y 200.000 madrileños han rescindido su póliza.

Antes de que las familias tuvieran que empezar a apretarse el cinturón, hasta 2.209.000 madrileños (el 36,83% de la población) llegaron a disfrutar de un seguro de salud. Y en todo el país habían 11.584.155 españoles con sanidad privada.

Mi padre decidió darse de baja cuando mi hermano, que es azafato de vuelo, se quedó sin trabajo

Un boom que pierde fuelle como consecuencia, principalmente, de la crisis económica y su efecto directo, el desempleo. Además, la tendencia se confirma en todo el país, donde hay 8.342.085 asegurados.

"Mi padre decidió darse de baja cuando mi hermano, que es azafato de vuelo, se quedó sin trabajo", explica Julia Muñoz en una carta remitida a 20 minutos. "Llevábamos más de dos décadas con la póliza y, como mi padre es muy mayor, pagábamos 478 euros. Pensó que si él se daba de baja, con ese dinero podía echar una mano a mi hermano y ayudarle a pagar la letra del coche", explica.

Aunque la crisis y el desempleo son los dos factores que más influyen en la renuncia de los madrileños a la cobertura privada, no hay que olvidarse del papel que juegan los funcionarios, dependientes de las mutuas. "Si el número de funcionarios se estanca, también lo hacen las mutuas privadas", explican las empresas consultadas.

Los expertos tienen claro también cuál es el perfil de las personas que se dan de baja. "Lo normal es que se quede la mujer con el hijo o hijos pequeños, para ir al pediatra, y se quite el marido", explica Carlos Jiménez, gerente de la web especializada en seguros mipoliza.es. Según dice, son "las mujeres en edad fértil las que contratan estos seguros nada más quedarse embarazadas de su primer hijo", aclara.

Presión asistencial

Una de las principales consecuencias del retorno de madrileños a los servicios sanitarios públicos es el aumento de la "presión asistencial", tal y como explican desde la Asociación el Defensor del Paciente. "Se está notando ya y es un caos. La nueva población se suma a una situación de recortes generalizada. Venimos denunciando la lista de espera, la saturación de las Urgencias y el cierre de camas y unidades especializadas en muchos centros", denuncian.

Justamente, los médicos consultados por este diario reconocen que los nuevos usuarios de la sanidad pública se notarán más en Especializada que en Primaria.

Murcia y Navarrra, a la cola

Murcianos y navarros son los españoles que menos pólizas de seguros privados contratan. De hecho, en ambas comunidades el porcentaje de ciudadanos asegurados no supera el 8% de la población. Un dato muy alejado del casi 32% de madrileños que tienen cobertura privada y del 29% de catalanes, las dos autonomías que encabezan el ranking. Les siguen los de Baleares, Aragón y el País Vasco. Los puestos de descenso los completan los castellano-manchegos, extremeños y asturianos.

Consulta aquí más noticias de Madrid.