'Untitled #463', 2007-08
Cindy Sherman, modelo, peluquera, maquilladora y fotógrafa Courtesy the artist and Metro Pictures, New York © 2012 Cindy Sherman

Es la fotógrafa de la mascarada y los roles. Cindy Sherman (Glen Ridge - Estados Unidos, 1954) juega con la simulación y la escurridiza identidad para autorretratarse en todas las formas posibles. Puede ser una reina de belleza, una mujer rota por el exceso de bótox, una virgen de la escuela flamenca, la protagonista de un thriller de los años cincuenta o una monarca de una vieja dinastía europea.

El Museum of  Modern Art de Nueva York, MoMA, inagura este domingo la mayor retrospectiva dedicada a la esta pionera del postmodernismo que pretende convertirse en una "mujer invisible" mediante la reencarnación en cualquier otra mujer. La exposición, que estará en cartel hasta el 11 de junio, es uno de los eventos artísticos del año y la muestra de fotografía más esperada de la temporada.

"La matanza de Texas"

Cindy Sherman reúne 170 piezas: desde los primeros tanteos de la artista con la transformación, en la década de los años setenta, hasta sus últimos grandes montajes. Habrá también actividades paralelas, entre las que destaca el ciclo de películas Carte Blanche, en el que se proyectarán filmes elegidos por la fotógrafa, que se ha inspirado con frecuencia en el cine. Entre otras, Sherman ha elegido la pesadilla gore La matanza de Texas (Tobe Hooper, 1974) y la vanguardista Meshes of the Afternoon (Maya Deren y Alexander Hammid, 1943).

La muestra exhibe la serie completa Untitled Film Stills (1977–1980), concebida como fotos que emulan a fotogramas aislados de películas; las páginas centrales (1981), planteadas como planas desplegables de publicaciones periódicas, y los retratos históricos (1988–1990), en los que Sherman se pone en el papel de mujeres que fueron modelos de cuadros famosos. Tambien se estrena en EE UU el mural realizado en 2010 en el que la fotógrafa emplea por primera vez transformaciones digitales.

Ella es la maquilladora, la peluquera, la modelo...

Las fotos de Sherman son de estudio y en la producción y preparación, frecuentemente compleja, no interviene nadie más que ella, que se encarga de cada parte del proceso: desde la idea inicial hasta el maquillaje, la peluquería, el vestuario, el estilismo, la escenografía, pasando, claro, por todas las fases fotográficas.

Una bomba rubia, una fashion victim, un payaso, una aristócrata... La comisaria de la muestra, Eva Respini, destaca esta cualidad. "Sin asistencia en el estudio y dando vida a una bomba rubia, una fashion victim, un payaso o una aristócrata francesa de cierta edad, esta artista lleva 35 años creando un provocativo cuerpo de trabajo que resuena profundamente en nuestra cultura visual".

Los organizadores remarcan tambiñen el "peso psicológico" y la "honestidad" en la descripción de Sherman de las "infinitas posibilidades de la identidad mutable" y el carácter "provocativo, desdeñosos, empático y misterioso" de esta fotógrafa poco amiga de hablar sobre su vida, pero capaz de transformarse, en soledad y sin ayuda, en cualquier otra persona.