'Animal Shelter Portraits' 1
Uno de los retratos de 'Animal Shelter Portraits' Mark Ross - Mark Batty Publisher

Los cubículos metálicos muestran a animales nerviosos, cansados y confusos, protegidos de la fría superficie por un cartón, a veces con el privilegio de tener un trapo, un cojín o un juguete. Todos esperan y no saben muy bien a qué.

El fotógrafo estadounidense Mark Ross los retrató en estas condiciones mientras trabajó como voluntario entre los años 2009 y 2010 en el refugio de la calle 110 de Nueva York, uno de los atestados almacenes de animales sin dueño que acumulan perros y gatos con sólo dos posibilidades: encontrar un hogar o morir.

Los enfermos lo conmovían. Era casi imposible que alguien los quisiera y la mayoría terminaban en la lista de sacrificados. El fotógrafo comenzó a colgar en su cuenta de Facebook los retratos de los perros y los gatos que vivían sin saberlo su último día antes de la inyección, en un desesperado intento por encontrarles un dueño. En algunos casos lo consiguió, en otros no hubo suerte.

"Son terriblemente dulces"

Animal Shelter Portraits (Retratos de refugio de animales) es una selección de tan solo 76 fotos de las aproximadamente 2.500 que hizo. El libro, editado este mes por Mark Batty Publisher, es una ventaba a la realidad, pero no se centra en la truculencia del ambiente reinante en un refugio, sino en el gesto, la personalidad y la condición única de cada ser vivo. Junto al retrato Ross proporciona el nombre del animal y narra lo que se sabe de él.

Ross no se centra en la truculencia, sino en la personalidad única de cada ser vivo"Son terriblemente dulces y quisieras poder llevártelos a todos a casa. Es duro y todos los voluntarios se enfrentan a ese deseo", dice el fotógrafo, dueño de seis gatos. De las ventas de Animal Shelter Portraits parte se donará a No Kill Advocacy Center, una organización que intenta acabar con los sacrificios en los refugios.