El secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, y el ministro de Defensa, Pedro Morenés, han acordado este jueves actualizar "cuanto antes" el convenio de defensa bilateral para poder materializar el acuerdo que permita que la base naval de Rota en Cádiz acoja cuatro destructores estadounidenses dotados con el sistema AEGIS a partir de 2013, dentro del sistema de defensa antimisil de la OTAN, según ha explicado el ministro español.

Ambos también han tenido la oportunidad de ratificar en su encuentro bilateral "la posición en Afganistán", donde "todos" los aliados coinciden en "la idea muy clara" de "hacer frente a las obligaciones de (la cumbre de) Lisboa", en la que se pactó que el proceso de transición y relevo se completaría a finales de 2014. Morenés ha insistido en que de aquí a finales de 2014 los aliados deben actuar "con extraordinaria responsabilidad y cuidado".

"Y lo vamos a hacer así", ha asegurado en declaraciones a la prensa tras su reunión bilateral con Panetta en los márgenes de la reunión de ministros de la OTAN y antes de participar en la cena de trabajo que los aliados centrarán en defensa antimisil. Horas antes, Morenés ya descartó una salida anticipada de España de Afganistán o la posibilidad de poner fin a las operaciones de combate un año antes, en 2013.

En el caso del escudo antimisil, Morenés ha explicado que para poder aplicar el acuerdo para ceder la base de Rota para el sistema de defensa antimisil hay que "retocar" y "adaptar" el convenio para reflejar "la nueva situación a la realidad jurídica que nos ampara", pero ha destacado la importancia de que ambos interlocutores hayan acordado cerrar "cuanto antes" los cambios necesarios.

El ministro ha evitado anticipar cuándo podrían concluir las negociaciones porque hay que respetar los trámites parlamentarios preceptivos, que "llevan su tiempo", pero ha recordado que la decisión sobre Rota la tomó el anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "con el apoyo" del Partido Popular, por lo que ha augurado que el debate se podrá abordar "de manera más consensuada y más sólida". "Es una decisión de extraordinaria importancia, no solo para España sino para toda la OTAN", ha asegurado.

Preguntado por si la actualización del convenio respetará la inmunidad de los mil militares que se desplegarán en suelo español con los cuatro destructores, Morenés ha dejado muy claro que "el propio convenio no va a variar". "Se aplicará la normativa que ahora tenemos vigente sin ninguna alteración de ningún tipo de sentido", ha precisado.

Capacidad muy limitada del escudo

El sistema de defensa antimisil, cuya capacidad interina esperan declarar los aliados en la cumbre de Chicago en mayo, comenzaría a funcionar de forma "muy limitada" con un centro de mando y control, un buque estadounidense dotado del sistema AEGIS con misiles interceptores y un radar que acogerá Turquía y se iría complementando de forma gradual con aportaciones de otros países, según han avanzado fuentes aliadas.

Mientras que España ha ofrecido la base de Rota en Cádiz para acoger a cuatro buques de guerra estadounidense equipados con el sistema AEGIS a partir de 2013, otros países como Francia ha ofrecido dos satélites y Países Bajos ha ofrecido actualizar sus sistemas en cuatro buques para poder interceptar misiles. Otros países como Rumanía y Polonia también acogerán misiles interceptores y una torre de radar del sistema.

El sistema, cuya puesta en marcha costaría unos 1.000 millones sin contar el mantenimiento de los medios que aportarán los países individuales, no alcanzará su capacidad operativa total hasta 2018 o 2020, según distintas fuentes aliadas.

Aunque los aliados tienen que acordar todavía las normas de activación del sistema y autorizaciones necesarias, el comandante supremo aliado en Europa (SACEUR), almirante estadounidense James Stavridis, tendrá a priori el mando y control del sistema una vez el Consejo del Atlántico Norte, máximo órgano de decisión de la Alianza, determine dónde posicionar mejor las capacidades del sistema en cada caso, mientras que el centro de mando operativo estaría instalado en la base aliada de Rammstein (Alemania), según han avanzado fuentes aliadas.

Por otra parte, Morenés ha precisado que el Gobierno también está estudiando "en qué iniciativas quiere estar" y qué proyectos puede "liderar" en el marco de los proyectos de cooperación multinacionales que los aliados esperan acordar de cara a la cumbre de Chicago para adquirir capacidades conjuntas como forma de sortear los recortes en Defensa, aunque ha considerado "prematuro" anticiparlos. En todo caso, ha confiado que éstos proyectos "se pongan en marcha con éxito" dado que suponen "una confianza extraordinaria" entre aliados.

Morenés, que también ha mantenido encuentros bilaterales con sus homólogos francés, portugués y australiano en los márgenes de su primera reunión en la OTAN, no se quedará a la segunda sesión de trabajo este viernes para poder asistir al Consejo de Ministros en Madrid, por lo que regresará a España al término de la cena con los aliados.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.