El marido de Yasmín Rodríguez, la mujer que murió en mayo de 2009 en Irun acuchillada por su esposo, ha sido considerado culpable de asesinato por el jurado popular que juzga el caso en la Audiencia de Gipuzkoa. Asimismo, también ha encontrado culpable a E.E.S.C. de un delito de asesinato en grado de tentativa por la agresión al vecino de Irun, J.P.U., que intentó evitar la muerte de la mujer.

El portavoz del jurado ha leído esta tarde el veredicto ante el acusado, la presidenta del tribuna, la Fiscalía y la defensa, las acusaciones particulares que han ejercido la hija de Yasmín, su madre y J.P.U., así como la acción popular ejercida por el Ayuntamiento de Irun, las Juntas Generales de Gipuzkoa y la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.

Un total de cinco mujeres y seis hombres han sido los encargados de juzgar a E.E.S.C., quien en mayo de 2009 asesinó en Irun a su expareja, Yasmín Zamira Rodríguez, acuchillándola en el cuello. El hombre, de nacionalidad colombiana, también estaba acusado por las cuchilladas que asestó al irundarra J.P.U. en el abdomen y en la espalda cuando éste acudió en auxilio de la víctima.

La Fiscalía pide más de cuarenta años de cárcel por dos delitos de asesinato, uno de ellos en grado de tentativa, un delito de coacciones, otro de amenazas y un tercero de conducción temeraria. Las acusaciones particulares y la acción popular coinciden en la petición de penas para el acusado.

Relato de los hechos

Según los diferentes testimonios escuchados durante el juicio, la noche del 7 al 8 de mayo de 2009 Yasmin Rodríguez acudió junto a su amiga y "consuegra" Inés Alicia a una despedida con sus compañeros de trabajo del hotel Ibis, lugar donde aparcó su coche.

Tras la cena, sobre la medianoche, acudieron al pub Corner de Irún y a la salida del local la víctima encontró al acusado esperándola. Allí, el hombre le agarró por el brazo y la amenazó de muerte ya que le dijo a la amiga de la fallecida "Mami, te juro que la mato".

Las dos mujeres cogieron un taxi hasta el hotel Ibis para recoger el coche de Yasmín y cuando estaban circulando por la Avenida de Letxunborro fueron embestidas en dos ocasiones por E.E.S.C., lo que provocó que el coche de la víctima quedase cruzado en la carretera.

Yasmín, "confiada", salió del coche y fue acuchillada en el cuello por su expareja con un cuchillo de doce centímetros de hoja, lo que le causó la muerte al desangrarse por la herida causada.

En ese momento, J.P.U., que regresaba a su casa en moto tras una cena con sus amigos, paró en el lugar a prestar auxilio pensando que se trataba de un accidente de tráfico. El irundarra recibió una cuchillada en el abdomen "por la que se le salían las tripas" y otra en la espalda de las no pudo defenderse, según la versión de la Fiscalía.

El acusado y Yasmín Rodríguez estaban casados pero separados en mayo de 2009, aunque mantenían una relación "intermitente" que estaban intentando retomar. En ese sentido, ha señalado que el hombre "sentía celos de ella", la "coaccionaba", la "controlaba y perseguía" y llamaba a sus amigas para saber donde se encontraba en cada momento.

El acusado ha alegado en el transcurso del juicio que no recordaba apenas nada de lo sucedido aquella noche puesto que había ingerido "varios vasos de whisky". No obstante, ha manifestado estar arrepentido de "haber hecho esa brutalidad" porque él no es "una persona agresiva". "Por más que pida perdón, no me lo van a dar nunca", ha remarcado.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.