La Mancomunidad de Municipios del Bajo Guadalquivir, conformada por once municipios de las provincias de Cádiz y Sevilla, ha constituido este jueves su nueva Corporación y ha acordado otorgar la Presidencia de la institución a la alcaldesa de Lebrija (Sevilla), la socialista María José Fernández. La primer edil de Lebrija, según ha informado a Europa Press Francisco Toajas (PSOE), alcalde de Las Cabezas de San Juan, ha sido designada como nueva presidenta de la institución con los votos favorables de todos los miembros del PSOE, toda vez que los miembros del resto de fuerzas políticas se habrían abstenido durante la votación.

Toajas ha explicado que, en una sesión monográfica, la Mancomunidad de Municipios del Bajo Guadalquivir ha constituido su nueva corporación, tras lo cual el Grupo socialista ha propuesto a la alcaldesa de Lebrija como nueva presidenta. La candidatura de la primer edil lebrijana, según ha detallado, ha contado con los votos favorables de todos los miembros del PSOE, toda vez que los miembros del PP, IU-CA y PA se habrían abstenido. Los socialistas, no obstante, no cuentan con mayoría absoluta en la corporación de esta mancomunidad al no sumar los 36 miembros necesarios para tal extremo.

Toajas ha explicado, a tal efecto, que mediante esta sesión, la Mancomunidad ha "salvado" su crisis institucional, toda vez que la nueva presidenta convocará en breve a la comisión de gobierno de la institución, de la que toman parte los once alcaldes en cuestión.

Los 11 municipios que forman dicha Mancomunidad, en la que ejercen su tarea un total de 450 trabajadores, se reparten entre las provincia de Sevilla y Cádiz. Así, en Sevilla hay siete municipios —concretamente, Utrera, Los Palacios y Villafranca, El Coronil, Los Molares, Las Cabezas de San Juan, El Cuervo y Lebrija—, mientras que en Cádiz hay cuatro; en concreto, Trebujena, Sanlúcar de Barrameda, Chipiona y Rota.

Postura de los trabajadores

Tras esta decisión, los trabajadores de la Mancomunidad y de Gesalquivir han decidido suspender la huelga indefinida cuyo inicio estaba previsto para este jueves, a la espera de reunirse con María José Fernández, a la que dan "un voto de confianza" a la espera de que "nos abone los salarios atrasados".

Fuentes sindicales han indicado a Europa Press que la jornada de este jueves ha sido "muy larga y muy tensa, con 300 trabajadores en la sede concentrados de forma pacífica, esperando una respuesta", tras lo que han celebrado la decisión final y han valorado la decisión de Fernández "que ha hecho un gesto de responsabilidad al asumir la Presidencia de la Mancomunidad, algo que en estos momentos no es gratuito para nadie".

Han destacado que la también alcaldesa de Lebrija "ha hablado con los trabajadores y aunque nos han reconocido que todavía no tiene ningún plan ni ninguna hoja de ruta, nos ha dicho que la próxima semana se pone las pilas y empezará a reunirse con diversos grupos de trabajadores, con la idea de pagar todo lo que se le debe a estos empleados".

"Estamos más contentos que el pasado miércoles, y agradecemos al sinceridad de la alcaldesa con nosotros y la responsabilidad que supone asumir este reto", han agregado las fuentes, quienes le dan su "voto de confianza, pues vamos a estar dispuestos al diálogo y todos remando en la misma dirección para buscar soluciones".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.