Cáritas Diocesana de Sevilla ha señalado este miércoles que su labor en favor de los más necesitados no se limita solo a suministrar alimentos a las familias que no tienen que comer, sino que en estos tiempos de crisis económica en España, situación que espera que "vaya a peor este año 2012", trabajan "incesantemente" en asesorar, ayuda y arropar a las familias, para que se sientan acompañadas en su dolor. "Repartir alimentos es más fácil que el día a día, donde trabajamos y vivimos el dolor de las familias ante una crisis continua", reconocen desde la organización social.

Este año 2012 un importante número de personas en situación de desempleo dejarán de recibir prestaciones económicas, un factor que "nos hace pensar que la situación social va a ir a peor", han reconocido desde Cáritas Sevilla. Fuentes de la organización social de la Iglesia han señalado a Europa Press que en estos momentos se está "priorizando" el servicio de intermediación y el servicio de empleo, pues "buscar un trabajo está cada vez más difícil".

De otro lado, las mismas fuentes han comentado que los problemas derivados del impago de hipotecas y los desahucios también está haciendo "más complicada" la situación de las familias en Sevilla. En este sentido, han adelantado que Cáritas ha puesto en marcha un servicio de asesoramiento a las personas que tienen que hacer frente a estas cuestiones con bancos y administración públicas.

Esta herramienta de Cáritas Diocesana permite asesorar y acompañar a estas personas en la tramitación administrativa y burocrática para resolver sus casos personales. Además, se facilita el diálogo con las entidades financiera, así como la búsqueda y contratación de abogados, un servicio para el que no disponen de dinero.

En definitiva, según han concretado, se trata de un servicio de "intermediación y acompañamiento" para personas que en muchas ocasiones desconocen los pasos a dar ante situaciones de desahucios o ante la burocracia administrativa.

Por otro lado, han añadido que también están reforzando los proyectos con jóvenes a nivel educativo y formativo, iniciativas que "siempre están a tope". En este sentido, ha indicado los problemas que existen en las familias con niños pequeños, a los que además de abastecer de alimentos, elementos para la escolarización de éstos y ropa, son "muchos".

"Con la comida soluciona y no solucionas el problema", han asegurado, pues el concepto de la falta de comida está en la sociedad, quien a través de comedores, hermandades, organizaciones sociales y otras entidades, cubre esa preocupación. Si bien, "no solo es el hecho de comer, sino que hay que acompañar a las familias ante la problemática de salir de la crisis".

Al hilo de esto, han apuntado que hay que atajar el problema de la formación para el empleo, hay que fomentar las ayudas a la formación, el asesoramiento para la búsqueda de una salida laboral, utilizando para ellos recursos humanos, más que materiales, para ofrece un servicio de asesoramiento y acompañamiento personal.

"Comer es fundamental, pero la sociedad en este aspecto es solidaria, sin embargo el problema de las familias está en la situación de dolor por la crisis continua que viven", han afirmado fuentes de Cáritas. "Trabajamos para trasladarle tranquilidad y arroparlo", ha señalado.

Donaciones ciudadanas

Por otro lado, el jefe de Administración de Cáritas Diocesana de Sevilla, José Manuel Cuenca, ha informado a Europa Press de que la cifra de donativos continúa siendo "buena", incluso se han sumado "nuevos socios" a la organización eclesial.

"La crisis se nota", ha reconocido, si bien ha aclarado que las personas que aportaban pequeñas cantidades son las que más han caído, mientras aquellas que realizaban donaciones superiores, "han incrementado su aportación incluso". El perfil del donante pequeño "desgraciadamente" ha ido desapareciendo relativamente, ha confirmado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.