Una mujer de 49 años ha sido detenida este pasado martes en Bilbao acusada de un delito de robo, después de ser retenida por el matrimonio de avanzada edad propietario de la vivienda donde trabajaba como asistenta, tras comprobar que había sustraído objetos por valor de casi mil euros.

Según ha informado la Policía Municipal de Bilbao, sobre las once de la mañana una patrulla se personó en una vivienda de la calle Moncada, donde al parecer un matrimonio tenía retenida a una persona que les atendía varias horas al día.

Una vez en el lugar, explicaron a los agentes que la mujer les había sustraído un ordenador portátil valorado en 600 euros, un teléfono móvil valorado en 300 y las llaves del trastero, siéndole ocupadas éstas en el bolso.

Asimismo, otro hombre que se encontraba en la vivienda manifestó que la detenida había convivido con él en su domicilio de Barakaldo una temporada, donde sustrajo varios objetos, entre ellos una maleta y una cadena de oro con tres colgantes, que fueron halladas en el domicilio del matrimonio. Tras las investigaciones pertinentes, se localizaron también el ordenador y la cadena, con dos de sus colgantes, que fueron entregados por la detenida a un amigo.

A la mujer, J.J.P.M, también se le imputa un presunto hurto ocurrido en el domicilio bilbaíno de un varón el pasado 21 de enero, cuando presuntamente sustrajo una caja de caudales con documentación, cartillas bancarias y 1.600 euros. La caja le fue ocupada a la mujer, pero el dinero no fue encontrado. Por último se le ocupo también un colgante sustraído de una vivienda en la calle Bidebarrieta.

Conductor ebrio

Por otro lado, sobre las diez de la noche del pasado miércoles, una Unidad de la Policía Municipal detuvo en calle Cortes de Bilbao a un conductor de 30 años por casi cuadriplicar la tasa de alcohol permitida.

Al parecer, se percataron de que un vehículo circulaba de forma anómala por la citada vía y, al darle el alto, observaron que el hombre presentaba síntomas evidentes de embriaguez, por lo que procedieron a su detención.

En la posterior prueba de alcoholemia, H.V.T.M. arrojó un resultado de 0,98 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, siendo el máximo permitido de 0,25.

Finalmente, sobre las 19.00 horas del pasado miércoles, un varón fue detenido en la Alameda Recalde de la capital vizcaína por un delito similar.

I.S.M., de 33 años, arrojó en la prueba de alcoholemia un resultado de 0,84, tras ser detenidos por los agentes cuando circulaba por la mencionada calle en zig-zag, subiéndose casi al bordillo y permaneciendo durante 30 segundos parado delante de un semáforo en verde.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.