La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Marta Vera, ha apostado por la creación de una nueva cocina unificada y externalizada para el Complejo Hospitalario de Navarra, lo que permitiría ahorrar entre 2 y 2,8 millones de euros al Servicio Navarro de Salud.

Marta Vera ha explicado que para llevar a cabo esta unificación es necesario construir una nueva cocina, porque en los actuales hospitales no hay una ubicación con dimensiones suficientes.

No obstante, ha afirmado que en la actual situación de crisis económica, la Administración no puede acometer de forma inmediata esta inversión, y ha planteado como mejor fórmula que la empresa adjudicataria del servicio de cocina la construya y se le compense mediante un canon durante los primeros años de servicio.

El coste de la dieta diaria con esta nueva cocina externalizada sería de 18,21 euros por paciente, frente al coste actual de 26,8 euros. El importe que habría que añadir al precio de la dieta para amortizar la construcción de la nueva cocina es 2,13 euros por dieta. Con estas cifras se ahorrarían entre 2 y 2,8 millones de euros anuales.

La nueva cocina utilizaría el método en frío para producir las comidas, y no un sistema en caliente, como se hace ahora. Marta Vera ha defendido que "la utilización de tecnologías de producción en cadena fría en una cocina central presenta ventajas que mejoran la calidad, por una clara disminución de los riesgos de toxinfección alimentaria, y por la reorganización de los sistemas de trabajo introduciendo nuevas formas de producción que evitan improvisaciones en la organización del trabajo".

"ventajas" de la externalización

Además, Marta Vera ha asegurado que la externalización del servicio también conlleva "ventajas" y ha argumentado que "simplifica la gestión, puesto que tendríamos un único concurso cada cuatro años, y nos centraríamos en lo esencial de la actividad hospitalaria".

Igualmente, ha defendido que "hay una mayor sensibilidad del proveedor hacia el usuario si sabe que la continuidad del contrato puede verse afectada" según el servicio que ofrezca.

La consejera ha reconocido que la puesta en marcha de esta nueva cocina supondrá previsiblemente que "la plantilla final será sensiblemente más reducida que la actual", aunque no ha detallado a cuántas personas podría afectar.

No obstante, ha asegurado que este nuevo modelo va a mejorar "las condiciones laborales" de la plantilla, puesto que con el sistema en frío se puede eliminar el turno de fin de semana, por ejemplo.

En estas modificaciones anunciadas por Vera no entrarían los servicios de salud mental ni los hospitales de Tudela y Estella.

Críticas de nabai

La portavoz de NaBai, Asun Fernández de Garaialde, se ha mostrado crítica con la decisión del Gobierno de Navarra y ha advertido de que "se va a privatizar una parte importante del tratamiento y de la atención de los hospitales". "No estamos en contra de la cocina en un único edificio, no estamos en contra del sistema en frío, pero sí estamos en contra de la privatización y de la pérdida de puestos de trabajo", ha dicho.

El portavoz de UPN, Antonio Pérez Prados, ha afirmado que, con este nuevo sistema, "se podrán exigir responsabilidades a la empresa adjudicataria, algo que no se puede exigir ahora a las cocinas", y ha valorado además que "el sistema en frío se utiliza habitualmente en hospitales e incluso en los restaurantes más famosos".

La socialista Mari Carmen Ochoa ha dicho que esta decisión "no la puede mover sólo la única idea del ahorro económico" y ha deseado que "detrás de esta medida se está buscando también una mejora del servicio".

Por parte de Bildu, Bakartxo Ruiz ha afirmado que "la iniciativa más preocupante que se ha anunciado es la de la privatización, que parte de un punto de vista economicista". Además, ha dicho que "si la alimentación es una parte importante del tratamiento de los enfermos, sería importante contar con la opinión de los profesionales".

El portavoz del PPN, Enrique Martín de Marcos, ha afirmado que si el cambio anunciado por Vera "asegura la calidad con una comida completa, equilibrada, variada, agradable y atractiva, y esto supone un ahorro de costes, vemos acertado que se plantee un cambio en la gestión".

Por último, la parlamentaria de Izquierda-Ezkerra Marisa de Simón ha manifestado que "es evidente que hay que remodelar las cocinas, quizá centralizándolas, quizá introduciendo el sistema en frío, pero no nos parece justificado de ninguna manera que esto se produzca por una externalización-privatización".

Consulta aquí más noticias de Navarra.