Casi pierde un brazo porque le picó una araña en el trabajo

Sergio ha estado a punto de perder el brazo por la picadura de una araña.
.
.
Foto
Le pasó en su lugar de trabajo. Se le cayeron las herramientas en un agujero y al ir a recuperarlas metió el brazo y le picó una araña. Primero sintió un fuerte picor y se le hinchó el brazo, pero se sentía cada vez peor y tuvo que irse a la mutua. De ahí, y tras parársele los pulmones al administrarle un fármaco, le condujeron en el Samu hasta el Hospital General. Los médicos lo tenían claro: era necesario operar para que no perdiera el brazo. La intervención duró dos horas, pero las secuelas mucho más. Sigue vendado, sin fuerzas y aún le extraen líquido venenoso de su cuerpo.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento