La aerolínea Spanair suspende su actividad de vuelos por su insostenible situación financiera

Fotografía del 20 de agosto de 2004 de bomberos examinando un avión de pasajeros de la aerolínea española Spanair en el aeropuerto de Colonia (Alemania). Spanair confirmó la suspensión de operaciones a partir del viernes 27 de enero de 2012, lo que ha supuesto la cancelación de todos sus vuelos.
Fotografía del 20 de agosto de 2004 de bomberos examinando un avión de pasajeros de la aerolínea española Spanair en el aeropuerto de Colonia (Alemania). Spanair confirmó la suspensión de operaciones a partir del viernes 27 de enero de 2012, lo que ha supuesto la cancelación de todos sus vuelos.
Oliver Berg / EFE

La compañía aérea Spanair ha presentado la solicitud a Aviación Civil para suspender su actividad, ante lo insostenible de su situación financiera, con fuertes pérdidas y un alto endeudamiento. Se prevé que presente concurso de acreedores la próxima semana. El último vuelo operado por Spanair aterrizó en Barajas a las 22.00 horas procedente de A Coruña con el anuncio del comandante de que se suspendían las operaciones porque la compañía había quebrado.

La solicitud de suspensión de operaciones se hizo cuando acabó el Consejo de Administración de Spanair en Barcelona, que empezó a las 17.00 horas de este viernes y que analizaba la difícil posición en que ha quedado la empresa tras la negativa de Qatar Airlines de entrar en el capital de la compañía española. Según ha confirmado Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), todas las operaciones de Spanair quedan suspendidas desde las 2.00 horas de este sábado.

En el comunicado de Spanair, donde trabajan cerca de 2.000 personas, se apunta a que "la falta de visibilidad financiera para los próximos meses" ha motivado el cese de las operaciones por "prudencia y seguridad". Spanair pide disculpas por las molestias y facilita un número de teléfono 902 13 14 15. "Nos despedimos no sin antes ofrecer nuestras más sinceras disculpas a los afectados y agradecer la confianza depositada. A todos, gracias", dijeron a las 23h de la noche desde su cuenta de Twitter.

El presidente de la compañía aérea Spanair, Ferran Soriano, ha comparecido ante los medios de comunicación durante una pausa del consejo de administración de Spanair. "La compañía no tiene visibilidad financiera para operar, lo más prudente y seguro era cesar las operaciones de vuelo esta noche", ha afirmado. "Spanair era un proyecto estratégico para Barcelona, es una mala noticia para la ciudad, de una manera u otra se deberá conseguir que Barcelona tenga un 'hub' continental que no tiene".

El accionista mayoritario de Spanair, Iniciatives Empresarials Aeronàutiques (Ieasa), por su parte, ha lamentado que no se haya podido garantizar la viabilidad de la compañía. "La crisis económica, el aumento del precio de los carburantes, la competencia y la falta de un socio sólido han impedido reflotarla la compañía", afirma el consorcio en un comunicado.

"Existía una necesidad de dar una respuesta adecuada a las demandas de Barcelona y Cataluña en materia de conexiones aéreas internacionales de acuerdo con su peso, la importancia de su tejido económico y empresarial y las oportunidades abiertas en un mundo global". En su opinión, una aerolínea potente con base en Barcelona tenía que contribuir de forma decisiva al posicionamiento del aeropuerto de El Prat como centro neurálgico internacional que facilitase la conectividad, a través de vuelos intercontinentales, con las principales ciudades del mundo.

Expediente sancionador de AENA

El Ministerio de Fomento va a iniciar "inmediatamente" un expediente sancionador a Spanair, para exigir a la compañía toda la responsabilidad que le corresponde por "un abrupto cese de la actividad", ha señalado este viernes el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Rafael Catalá.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha visitado esta noche en el aeropuerto de Barajas a los afectados por la cancelación de vuelos de Spanair y ha manifestado que la aerolínea comunicó a su departamento el cese de operaciones "tan sólo una hora y media antes" de que emitiera un comunicado a las 21.30 horas. Pastor ha acudido a Barajas para interesarse por la situación de los viajeros afectados y se ha reunido con el medio centenar de pasajeros que se encuentran en la sala especial que ha habilitado Aena en la terminal 2.

Fuentes de AENA confirmaron por la tarde a este diario que estaban trabajando preventivamente "para garantizar los derechos de los usuarios afectados" y en un plan especial para que otras líneas aéreas como Vueling, Air Europa, Ryanair o Easyjet puedan hacerse cargo de los vuelos de Spanair. Incluso las dos primeras buscaban trabajadores extra por si Spanair se quedaba en tierra.

Antes del comunicado oficial de Spanair, el Ministerio de Fomento daba por hecho el cese de sus operaciones y ha planteado a la aerolínea que debe cumplir con sus obligaciones con los pasajeros, tal como establece la legislación vigente. El comité de coordinación y seguimiento permanente, dirigido por la ministra Ana Pastor, fue constituido en Barcelona para coordinar el reajuste de los pasajeros y hacer frente a las distintas situaciones que puedan producirse por el cese de las operaciones de Spanair.

La compañía no permitía hacer reservas desde su página web desde más o menos las 18.30 horas de este viernes. Y desde las 20.00 horas, la página dejó de estar disponible y solo mostraba el mensaje 'Información relativa a Spanair. Página web no disponible' y el teléfono gratuito 900 13 14 15, que estaba saturado. El siguiente paso fue cerrar los mostradores de facturación de los aeropuertos a partir también de las 20.00 horas. En Barajas se cerraron cuando quedaban ocho vuelos por salir.

El cese de las operaciones de Spanair afectará a un total de 380 vuelos que estaban programados para el sábado (158) y el domingo (222), con lo que la cifra de afectados podría ascender a más de 20.000 personas.

Spanair contaba con una facturación anual de 600 millones y una cuota de mercado del 22%, siendo la quinta aerolínea española. La crisis ha golpeado con fuerza esta compañía, que centraba su actividad precisamente en las rutas con menores demandas y que ha tenido que hacer frente a la subida del precio del combustible y a una falta de liquidez casi estructural. La aerolínea operaba más de 200 vuelos diarios: el 87% como línea regular (46 rutas nacionales y 12 en diferentes ciudades de Europa y África) y el 13% restante como chárter, principalmente en verano. La flota actual se componía de unas 30 aeronaves, con las que la aerolínea transportó en 2011 un total de 11,6 millones de pasajeros hacia aeropuertos españoles, lo que supuso una caída del 12% en relación con el año anterior.

Qatar Airways

La clave de toda esta decisión de Spanair es la compañía Qatar Airways, que se ha negado a entrar en el capital de la empresa española. El abandono de las negociaciones por parte de los cataríes ha sido confirmada a 20minutos.es por fuentes de la Consellería de Economía de la Generalitat de Cataluña. Qatar Airways pretendía adquirir el 49% de las acciones de Spanair, que le procuraría una inyección de capital de 150 millones de euros, y se retiró de la operación porque pedía más apoyo público para no tener que asumir posibles sanciones de la compañía y para un posible pacto de recompra en caso de que la situación se complicara.

A raíz de esta retirada, la Generalitat catalana ha decidido también dejar de inyectar fondos en Spanair, y así se lo han comunicado este viernes  los responsables del Govern al presidente de la compañía, Ferran Soriano, según avanzó El Periódico, que citaba fuentes próximas al proceso negociador. El Ejecutivo catalán, en un posterior comunicado, afirma que ha impulsado de manera "activa y sistemática", en el último año, la búsqueda de un socio industrial que permitiera "la viabilidad de Spanair y consolidar la conectividad del aeropuerto de Barcelona". Dado que las negociaciones con Qatar Airways no han culminado en ningún acuerdo, la Generalitat da por "concluida" la búsqueda de ese socio y avanza que no aportará más capital.

El cierre de Spanair deja en una difícil situación a la Generalitat catalana y al Ayuntamiento de Barcelona, ambos controlados por CiU, que han vertido en el capital de la compañía a través de diversas fórmulas más de 150 millones de euros. En total, casi un 79% del capital de Spanair es de carácter público. Las inyecciones de fondos públicos estaban siendo investigadas por la UE por posible violación de la normativa contra la competencia.

Fuentes sindicales han advertido que, además del empleo directo de unas 2.000 personas, están amenazados los 1.200 trabajadores de Newco, la compañía de servicios de tierra que opera en el aeropuerto de El Prat y que en un 80% depende de su actividad de los vuelos de Spanair. Además, Newco ya está en concurso de acreedores.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha lamentado "profundamente" el cese de actividad anunciado por la aerolínea catalana Spanair y que, a su juicio, invita a reflexionar sobre las políticas aéreas "cortoplacistas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento