El BCE sube los tipos interés al 2,75%, el máximo de tres años
Reuters Reuters

Trichet afirmó que el incremento de los tipos fue necesario para asegurar que las expectativas inflacionarias sigan ancladas de cara a las presiones de la inflación de mediano plazo.

El responsable agregó que los tipos de la zona euro aún están bajos, y que la política del BCE sigue siendo expansiva.

'Dado el panorama para los acontecimientos de los precios y el dinamismo del crecimiento del dinero y el crédito en el área del euro, continuaremos vigilando de cerca todos los acontecimientos para asegurar la estabilidad de precios a medio y largo plazo', sostuvo.

'Si nuestros supuestos se confirman (...) entonces se requerirá una retirada progresiva de la expansión monetaria', añadió.

El Consejo de Gobierno del BCE no se inclinó por un alza de medio punto porcentual, un movimiento que habían pronosticado unos pocos operadores.

Pero los técnicos del banco subieron sus proyecciones de la inflación para este año, en una señal de que podrían ser necesarias alzas de tipos más agresivas para volver a controlar los precios.

Ahora los técnicos anticipan para el 2006 una inflación en torno a 2,3 por ciento, un alza desde el 2,2 por ciento calculado hace tres meses, aunque el punto medio del 2,2 por ciento estimado para el 2007 se mantuvo sin cambios.

Los altos costes del petróleo y las subidas generalizadas de otras materias primas impulsadas por un crecimiento económico global robusto han dificultado la meta del BCE, de alcanzar una inflación cerca pero debajo del 2 por ciento.

Pero el organismo monetario ha mostrado una mayor determinación para aplastar las presiones inflacionarias ahora que la recuperación económica de la zona euro parece algo más segura.

El alza del jueves es la tercera desde diciembre de 2005, y estaba ampliamente prevista.

En un sondeo de Reuters previo a la decisión sobre los tipos, los economistas anticipaban que el BCE mantuviera su ritmo de ajuste, con un avance del coste del crédito a 3,25 por ciento hacia diciembre.

Pero el BCE enfrenta un difícil acto de equilibrio, porque no está claro cuánto duraría el actual repunte de la zona euro, mientras que los mercados de acciones han sufrido fuertes caídas en las últimas semanas, y el euro se fortalece contra el dólar.

En sus últimas proyecciones sobre el producto interior bruto (PIB), los técnicos del BCE anticipan un crecimiento sin cambios, del 2,1 por ciento en 2006 y 1,8 por ciento en 2007, más lento que la expansión de 2,0 por ciento prevista en marzo.

/Por Krista Hughes/.*.