Joan Tardà
El diputado de ERC Joan Tardà. Sergio Barrenechea / EFE

El diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Joan Tardà, ha asegurado que el hecho de que el Congreso haya admitido a trámite unas 60 preguntas al Gobierno sobre la Casa del Rey del centenar que había formulado supone un "éxito" para los republicanos, aunque les quede el "sinsabor" de haber tardado tanto tiempo en conseguirlo.

La Mesa de la Cámara ha vetado este martes unas 30 preguntas de las presentadas por ERC relativas al funcionamiento y las cuentas de la Casa del Rey, así como sobre las repercusiones del proceso judicial que afecta a Iñaki Urdangarin. Y ha rechazado enviarlas al Gobierno bien porque entiende que no podían encajarse en las competencias del Ejecutivo o porque suponen una consulta de "índole estrictamente jurídica", algo que prohíbe expresamente el Reglamento del Congreso en su artículo 186.2.

Joan Tardà ha dicho que no ve razones para no admitir todasTardà ha comparecido ante los periodistas para dejar claro por un lado el hecho positivo que supone que la Mesa admita un 60% de las formuladas, cuando en buena parte son las mismas que presentó ERC en la octava legislatura sin lograr que superaran el "filtro" de la Mesa del Congreso.

Pero también ha dicho que no ve razones para no admitir todas, y señala que "no debería tener demasiado sentido que la aceptación de ese 60% fuera fruto de los titulares de prensa relacionados con Urdangarin" de manera que se admitan "a golpe de escándalo" en vez de ser fruto del control parlamentario. Así las cosas, se ha quejado de que lo que debería ser un trabajo parlamentario sin tabúes acabe siendo "un trabajo titánico" que les lleva a valorar como éxito, tras años de perseverancia, la aceptación de ese 60%.

Todavía no dispone ERC de comunicación oficial sobre cuáles son las preguntas concretas que la Mesa no trasladará al Ejecutivo, pero ya ha anunciado que cuando lo sepa tratará de replantearlas para lograr que finalmente todas sean contestadas por escrito. En cuanto a las 60 que sí serán respondidas, el Gobierno dispone de un plazo de hasta cuarenta días para hacerlo.

ERC no dispone de comunicación oficial sobre cuáles son las preguntas vetadas"Si ha costado tantos años que se haya roto o se haya hecho un boquete en el muro del absoluto desprecio al trabajo parlamentario, ahora veremos la calidad de las respuestas o si pretenden dar por respuesta alguna obviedad", ha alertado Tardà. A su juicio, el Parlamento debe aprobar una ley de transparencia que incluya a todas las instituciones del Estado, incluida la Casa del Rey.

El Gobierno dispone de 40 días para responder las aceptadasLa primera cuestión, por ejemplo, plantea lo siguiente: "¿Considera el Gobierno, debido a la alarma social y la indignación y las derivaciones que pueda suponer el deterioro de la Monarquía, que es necesario informar cuanto más rápido mejor al Congreso de los Diputados sobre el caso de posible corrupción que afecta a un miembro de la Familia Real?". También inquiere esta formación si la Infanta Elena tiene sueldo, y en caso afirmativo cuál es su cuantía.

Aparte, ERC quiere saber más sobre el uso que Juan Carlos hace de los presupuestos asignados o si el Gobierno tiene pensado conocer con más detalle el reparto de los fondos. Igualmente, pregunta Esquerra cuánto dinero se gasta en los viajes oficiales de la Familia Real, o si reciben donaciones por estos traslados, así como si el Rey informa al Gobierno de las personas que le acompañan. ERC, por último, pregunta si se permitirá leer la web de la Casa Real en las lenguas cooficiales.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.