Vacuna contra el sarampión
Una persona es vacunada contra el sarampión. ARCHIVO

Puntos rojos por todo el cuerpo, dolores de cabeza, malestar general, neumonía... los síntomas del sarampión están tan olvidados que la enfermedad casi parecía erradicada en Madrid. Sin embargo, el último año el número de casos registrados en la comunidad se ha multiplicado por 20, al pasar de 29 contagios confirmados en 2010 a 588 en 2011, según la Comunidad.

Este incremento se debe, según los médicos, a la moda de no vacunar a los hijos que siguen algunos padres. Hay colectivos, integrados en su mayoría por médicos naturistas, como la Liga por la Libertad de Vacunación, donde se aboga por la libre elección de no inmunizar a los pequeños escudándose en los efectos secundarios de las vacunas y en que los microorganismos se acaban haciendo más fuertes con los fármacos, lo que a la larga crea nuevas enfermedades.

"Esta corriente antivacunas dice que es antinatural meter química en el cuerpo. Pero es la tecnología sanitaria que más vidas ha salvado. Gracias a ella, enfermedades mortíferas como la viruela han sido erradicadas", recuerda Antonio Alemany, director general de Atención Primaria.

283 casos de sarampión se notificaron en España en 2010. A 7 de diciembre de 2011 la cifra subió hasta las 1.876 infecciones"En Madrid hemos adelantado las fecha de la vacuna del sarampión de los 15 a los 12 meses de edad porque hemos visto que los bebés se contagian cada vez antes, normalmente de hermanos mayores que no han sido inmunizados o a través del contacto con otros pequeños en escuelas infantiles. También se han dado casos de adultos que no tuvieron acceso a la vacuna cuando eran niños y que ahora se infectan. También hay muchos padres que olvidan, por descuido, poner el recuerdo del sarampión a los cuatro años. Eso también aumenta las posibilidades de infección", explica.

Este fenómeno no solo ocurre en Madrid ni siquiera en España. En Europa el último año se registraron 30.000 casos de sarampión, ocho de los cuales acabaron en muerte. En España los contagios confirmados hasta el 7 de diciembre de 2011 fueron 1.876. En 2010 fueron 283. La mayoría ocurrieron en Andalucía y grandes ciudades como Madrid o Barcelona, según confirma la Asociación Española de Pediatría.

Además del sarampión, que se administra con la tríple vírica (sarampión, paperas y rubeola), la tos ferina, otra enfermedad casi erradicada, y que se manifiesta con una fuerte tos que se puede prolongar durante meses, ha vuelto a subir peligrosamente los últimos años. En 2011 se registraron 5,52 casos por cada 100.000 habitantes. En 2008 la incidencia era de 1,56 por cada 100.000 habitantes, según confirman desde el servicio de Atención Primaria.

"El sarampión es una enfermedad bastante más peligrosa de lo que se cree", asegura David Moreno, coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría. "Sus síntomas más comunes son manchas de color rojo en la piel y debilidad generalizada. Pero algunas veces provoca neumonía y hasta encefalitis (inflamación del cerebro), lo cual es mucho más grave y puede causar, incluso, la muerte", explica.

Exclusión social

"La forma en la que se produce este contagio proviene normalmente de capas de la población en riesgo de exclusión social que propagan la enfermedad a otros niños que todavía no han sido inmunizados", asegura Moreno. "Hay que recordar que en el anterior brote en la región, en 2006, solo se registraron 174 casos, tres veces menos que los producidos en 2011", apostilla.

Y la gripe ya se empieza a notar

Madrid ha sido la primera autonomía de España donde ha comenzado la epidemia de gripe, con 91,07 casos por cada 100.000 habitantes, según los últimos datos del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España. La Sociedad Madrileña de Urgencias y Emergencias (Semes Madrid) ha constatado también este aumento de los procesos gripales, "que en muchos casos requieren atención hospitalaria", aunque aclara que es "algo habitual en esta época del año".

 

Encuesta

¿Pueden los padres negarse a vacunar a sus hijos contra el sarampión?

Sí, tienen derecho a hacerlo, ya que las vacunas son antinaturales y provocan muchos efectos secundarios
15,55 % (128 votos)
No, no pueden privar a los niños de la protección de la vacuna.
46,42 % (382 votos)
Pueden oponerse a ciertas vacunas, pero no a las de enfermedades como el sarampión, porque puede causar un rebrote.
38,03 % (313 votos)

Consulta aquí más noticias de Madrid.