Alan García volverá a la presidencia de Perú
Reuters Reuters

El triunfo de García se produjo tras una reñida campaña en la que tuvo que lidiar con Chávez, un declarado opositor de Estados Unidos que mostró su abierto respaldo a Humala, quien reconoció su derrota en una rueda de prensa.

García, que en su anterior mandato entre 1985 y 1990 sumió al país en la peor crisis económica de su historia, obtuvo el 55,4 por ciento de los votos, mientras que Humala logró un 44,5 por ciento con el 77,3 por ciento de las actas escrutadas, anunció la oficina electoral de Perú.

'Hoy día el país le ha dado un mensaje mayoritariamente en favor de la independencia nacional, de la soberanía nacional y ha derrotado el esfuerzo del señor Chávez de incorporarnos a su estrategia de expansión del modelo militarista y retrógrado que ha pretendido implantar en Latinoamérica', dijo García.

Tras los resultados, las celebraciones de centenares de personas a favor de García no se hicieron esperar e incluyeron referencias al presidente venezolano.

'Chávez escucha, Alan presidente', repetían a gritos los manifestantes frente a la casa de García. 'Hoy ganó el Perú, ganó el voto contra el intervencionismo', dijo José Luis Muñoz, de 47 años, un trabajador textil.

La campaña de la segunda ronda electoral se caracterizó por duros ataques personales entre García y Humala y la constante intervención del presidente Chávez en el proceso, que llevó a que la relación diplomática de Caracas y Lima llegara a su peor momento en años tras la retirada de sus embajadores.

Chávez recordó permanentemente el pasado de García y lo llamó 'ladrón' y 'sinvergüenza'.

Para el analista del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Nueva York, Patricio Navia, el triunfo de García frena la influencia de Chávez en la región, quien pretende formar un eje de izquierda al que se han plegado los presidente de Cuba, Fidel Castro, y de Bolivia, Evo Morales.

'Esto representa un retroceso para el proyecto de Chávez, aunque creo que tanto García como Chávez van a repensar sus estrategias y van a bajar el tono de sus declaraciones. No creo que vayan a cortar relaciones', afirmó Navia.

HUMALA RECONOCE DERROTA

El ganador de los comicios, visto como un 'mal menor' por muchos peruanos porque promete defender la democracia y el crecimiento económico, salió de su gobierno en medio de acusaciones de corrupción y en el auge de la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso.

Humala fue considerado una amenaza para las clases rica y media, debido a su discurso autoritario y su plan de una mayor intervención estatal en la economía y de tocar los intereses de las grandes empresas para beneficiar a los pobres.

El militar retirado reconoció su derrota, pero anunció una oposición desde el Congreso, después de que su partido Unión por el Perú lograra la mayoría en los comicios de abril.

'Reconocemos los resultados de la ONPE (oficina electoral) al 77 por ciento y saludamos a las fuerzas que han competido contra nosotros, las del señor García', dijo Humala.

'A partir de mañana, le guste o no les guste al poder económico de Perú se inicia la gran transformación (...) porque tenemos la mayoría parlamentaria', agregó Humala.

El militar retirado concentró principalmente su apoyo en la sierra central andina y todo el sur de Perú, donde vive la mayoría de indígenas y pobres del país.

/Por Marco Aquino/.*.