Comisiones Obreras de Castilla-La Mancha considera una "pésima noticia" para la región la instalación en Villar de Cañas (Cuenca) del Almacén Temporal Centralizado de residuos radiactivos (ATC) y exige a la presidenta de la región, María Dolores de Cospedal, que explique "por qué y a cambio de qué lo ha aceptado".

De este modo, el sindicato rechaza, como ya hizo en su día, la instalación del cementerio nuclear en la región, por entender que "las supuestas inversiones y los presuntos beneficios" que pudieran derivarse "no compensan en absoluto" ni los riesgos ni los efectos disuasorios sobre cualquier otra iniciativa empresarial en la zona y sobre cualquier otra posibilidad de desarrollo, más sostenible y más acorde con las condiciones medioambientales de la comarca.

A su juicio, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha acordado la propuesta de emplazamiento del cementerio nuclear con Cospedal "dejando al margen a la ciudadanía de la región, sin consenso político ni social".

Comisiones Obreras considera, en un comunicado, que la decisión de un ATC debería tomarse en el marco de un debate social más amplio sobre el cierre de centrales nucleares estableciendo un calendario concreto que tenga en cuenta la garantía de abastecimiento y la seguridad de las instalaciones y con una transición justa para los trabajadores.

"La mejor prueba de esta necesidad es que tanto Cospedal como Fabra muestren hoy su júbilo, la primera por acoger el ATC en Castilla-La Mancha y el segundo por librarse del ATC en Valencia", apunta el sindicato.

Consulta aquí más noticias de Toledo.