La decisión de Iberia de abandonar varias líneas del aeropuerto del Prat, excepto el Puente Aéreo con Madrid, ha dejado vía libre a otras aerolíneas, que ya pujan por ocupar su lugar.

Air Europa, Easy Jet y Vueling fueron ayer los primeros en anunciar que optarán a todos los slots (derechos de vuelo) libres. Al mismo tiempo, el alcalde, Joan Clos, pidió al Gobierno central que acabe con las prebendas de Iberia.

Huelga de pilotos

Los competidores advirtieron a Iberia que si establece una aerolínea de bajo coste,  tras abandonar Barcelona, no le favorecerá cuando «los usuarios escojan otras compañías», afirmó Arnaldo Muñoz, de Easy Jet, líder de operadores extranjeros. El portavoz de la Generalitat, Joaquím Nadal, también advirtió que «si se retira», Iberia no podrá «traspasar sus permisos a su línea de bajo coste».

Los pilotos amenazaron con una huelga, si la compañía no les ofrece garantías de que la creación de una compañía barata, no implicará una reducción de la plantilla.

Perder el Puente Aéreo

Iberia también podría perder la exclusividad del Puente Aéreo, si prospera la protesta  política. ERC pedirá al Congreso de los Diputados que acabe con este monopolio.

Igual se expresó Clos, que acusó a Iberia de tomar decisiones «centralistas», que sólo intentan beneficiar su negocio y la nueva terminal T-4 de Barajas, crítica que también le hizo ERC.