Botella y Gallardón
Botella y Gallardón durante un acto oficial en octubre. ARCHIVO

"No tengo prevista cosa distinta que terminar mi mandato como alcalde de Madrid", presumía Gallardón hace dos meses. Pero Rajoy le hizo este jueves la llamada que tanto esperaba y el primer edil no lo dudó: deja la capital para convertirse en ministro de Justicia, tras solo siete meses de comenzar la legislatura municipal. Ante la incompatibilidad de ambos cargos, Gallardón presentará su renuncia como alcalde y se pondrá en marcha el mecanismo sucesorio establecido por la Ley de Régimen Electoral y el Reglamento de Organización de las Entidades Locales.

Gallardón ha aumentado la deuda de Madrid gracias a sus grandes remodelaciones El pleno debe "adoptar un acuerdo de conocimiento" de su renuncia, algo que podría ocurrir durante la sesión ordinaria prevista este jueves. A partir de ahí se abrirá un plazo de diez días hábiles (hasta el 3 de enero) para elegir el nuevo primer edil. Su sucesora natural es Ana Botella, ya que concurrió a las elecciones municipales como segunda en la lista del PP, por detrás de Gallardón. En caso de que renunciara, pasaría el testigo al resto de nombres de la lista en orden consecutivo.

Si finalmente Botella se alza con el poder local, tendrá que lidiar con el legado envenenado que le deja Gallardón. Sus ocho años de gobierno han dejado huella en la capital, con el soterramiento de la M-30, la creación de Madrid Río y las peatonalizaciones del centro. Pero esa actividad frenética se ha realizado a costa de endeudar a una generación entera de madrileños, multiplicar los impuestos (con el IBI y la nueva tasa de basuras) y  recaudar a golpe de multas y parquímetros. Además, deja al próximo equipo de Gobierno empantanado con varios asuntos pendientes.

Los deberes sin hacer

Una deuda para 25 años. Las obras faraónicas de Gallardón no han salido baratas. De hecho, los túneles de la M-30, las reformas de plazas y la conversión del Palacio de Cibeles en sede del Ayuntamiento se ejecutaron a base de créditos. El resultado es un endeudamiento de 6.348 millones de euros  que no se terminará de pagar hasta 2036. Este lastre impedirá que la alcaldesa desarrolle inversiones o nuevas obras durante su mandato.

El conflicto entre Ayuntamiento y Comunidad podría destensarse con la llegada de Botella Una ‘boina’ ilegal. Aunque Ana Botella lo niegue, el aire de la capital está sucio. El NO2 supera los niveles permitidos por la UE, por lo que el Ayuntamiento tendrá que pedir una moratoria que le permita seguir incumpliendo la ley hasta 2015. El Plan de Calidad del Aire deberá reducir la polución, pero a Botella le será difícil explicar la efectividad de su principal medida: subir el SER un 10% en el centro y ampliar los parquímetros hasta las 21 h.

El plan estrella del Prado, en el cajón. Gallardón se va con una espinita clavada: la llegada de la crisis impidió la reforma del Eje Prado-Recoletos. Su sucesora tendrá que decidir si lo resucita (algo difícil sin dinero) o si lo aparca definitivamente. Si sigue adelante, tendrá que llegar a acuerdos con la Comunidad para que dé el visto bueno al proyecto.

El tercer intento olímpico. Ruiz-Gallardón se va sin ver cumplido su sueño de que Madrid albergue unos JJ OO. No logró los de 2012, tampoco los de 2016, y ahora el Ayuntamiento aspira a albergar los de 2020. El COI visitará la ciudad a lo largo de 2012 y la sede será elegida en septiembre de 2013. Sin embargo, el entusiasmo popular ha perdido fuelle.

Operaciones urbanísticas a años vista. El primer cometido de la nueva alcaldesa en urbanismo es redactar el PGOU que regirá en la ciudad durante las próximas décadas. Deberá evitar que mueran las operaciones Chamartín (prolongación de la Castellana) y Campamento (los cuarteles de Aluche). Se aprobaron recientemente, pero su inicio está previsto para varios años vista.

Dialogar con la Comunidad. La relación Ayuntamiento-Comunidad ha atravesado altibajos por el enfrentamiento sin disimulo entre Aguirre y Gallardón. A priori, Botella es más cercana a la presidenta, aunque se decantó por Cobo en el conflicto de los presuntos espías, lo que enturbiaría sus relaciones. Dancausa podría actuar de bisagra entre ambas.

De ‘primera dama’ a ‘macroconcejala’

Nació en Madrid (1953). Se licenció en Derecho y trabajó como funcionaria en diversos ministerios. Se afilió a Alianza Popular tras casarse con José María Aznar. Cuando este llegó a presidente del Gobierno, en 1996, ella dejó su empleo para asumir el papel de ‘primera dama’. Pero su salto a la política activa llegaría de la mano de Gallardón. En 2003, el entonces candidato a alcalde le propuso entrar en su lista electoral municipal, para intentar congraciarse con Aznar y el ala dura del PP. En la Concejalía de Servicios al Ciudadano luchó contra la prostitución y en la de Medio Ambiente se encontró con unos niveles insoportables de NO2. En estos años, Gallardón la ha preparado para convertirse en su sucesora, al auparla como segunda teniente de alcalde y al concentrar en ella la macro-Concejalía de Medio Ambiente y Movilidad.

Si Botella no aceptara el cargo

Manuel Cobo. Nació en Ponferrada, León (1956). Es el siguiente en la línea sucesoria, pero al ser la mano derecha de Gallardón se irá probablemente con él. Le acompaña desde 1991, en su etapa autonómica.

Concepción Dancausa. Nació en Burgos (1952). La nº 4 de la lista es parte de la cuota aguirrista en el Ayuntamiento. Fue diputada autonómica, presidenta de la Asamblea y, ahora, concejala de Familia.

Consulta aquí más noticias de Madrid.