El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha advertido este miércoles de que la "radicalidad" carece de respaldo social o político en Galicia, al tiempo que ha subrayado que "a efecto de los ciudadanos" organizaciones como la Assemblea da Mocidade Independentista (AMI) "son ilegales", aunque a efectos jurídicos debe "decidir" la administración judicial.

"A efectos judiciales, le corresponde a la Audiencia Nacional decidir sobre la ilegalización de asociaciones o grupos que actúan al margen de la legalidad", ha defendido el presidente al término del Consello de la Xunta, preguntado por la decisión de la Audiencia de analizar la posible ilegalización de AMI por sus presuntos vínculos con el grupo terrorista Resistencia Galega.

Dicho esto, el presidente gallego ha remarcado que, en el ámbito de la vida pública y política de la comunidad, esta asociación ya no tiene "de facto" ninguna "posibilidad", ya que la "radicalidad" ocupa en Galicia un espacio "minoritario y abocado al fracaso".

"El espacio de la radicalidad no tiene ningún respaldo social y estoy convencido de que tampoco político", ha zanjado el jefe del Ejecutivo autonómico.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.