Récord de absentismo: 6 días de trabajo en 9 años inventando enfermedades y embarazos

  • Una auxiliar de enfermería italiana está bajo arresto domiciliario acusada de fraude agravado al Estado y de un delito de falsedad documental.
  • Desde 2002 solo ha acudido a su puesto de trabajo en seis ocasiones.
  • Sus bajas eran debidas a falsas enfermedades y a dos embarazos ficticios.
  • La mujer incluyó a sus falsos bebés en su declaración de la renta para conseguir desgravaciones fiscales.
Una enfermera, consultando unos medicamentos.
Una enfermera, consultando unos medicamentos.
ARCHIVO

Seis días de trabajo en nueve años. Y cobrando el sueldo por completo y puntualmente a final de mes. Puede ser el sueño para algunos y la realidad para una mujer italiana de 44 años, Silvia S., que ha sido arrestada por un absentismo laboral prolongado que ha justificado desde 2002 fingiendo falsas enfermedades y hasta dos embarazos ficticios.

La noticia saltó este miércoles en la prensa italiana, que ha señalado a esta auxiliar de enfermería, que también fingía ser psicóloga, del Hospital Policlínico Santa Ursula Malpighi de Bolonia como un ejemplo de un tipo de fraude, casi impune, que ha sufrido con asiduidad el Estado italiano y que ha contribuído en parte a que tenga una de las deudas públicas más altas de Europa. Este caso, obviamente, es excepcional y no se había presentado hasta ahora un caso similar. Algunos diarios del país la han llamado como 'Nuestra señora del absentismo'.

Silvia S. ha engañado durante nueve años no solo al Estado, sino también a consultores fiscales y a sus cercanos compañeros de trabajo, que reconocen solo haberla visto trabajar seis días desde 2002. En concreto, dos jornadas aquel año y otras cuatro en 2004. El resto del tiempo, la mujer se ha inventado enfermedades (como una dermatitis) y dos embarazos de riesgo, alegando un aborto precedente y complicaciones tales como hemorragias. Sus bajas eran justificadas con certificados médicos falsos en su mayor parte firmando así un absentismo de auténtico récord.

De sus dos hijos 'nacidos' nunca se supo. Al menos nadie los ha visto. Sí sabe de ellos la Hacienda italiana, pues la mujer incluyó a sus falsos bebés en su declaración de la renta para conseguir desgravaciones fiscales.

Bajo arresto domiciliario

La policía italiana tiene ahora a Silvia S. bajo arresto domiciliario y la acusa de fraude agravado al Estado y de un delito de falsedad documental. Podría ser condenada por ambos cargos a siete años de prisión.

La investigación comenzó a mediados del año pasado cuando la policía recibió una denuncia presentada por el propio hospital en el que 'trabajaba'. Curiosamente, antes de ese momento nadie la ponía en duda. Se da la circunstancia de que en este último verano el centro sanitario despidió a Silvia S. alegando que había superado el número máximo de ausencias en el trabajo. Ella ha impugnado esta decisión en los tribunales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento